Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barroso considera factible restablecer las fronteras interiores de la UE

La opinión de Barroso responde a la reclamación de Sarkozy y Berlusconi tras la llegada de más de 20.000 tunecinos a Italia

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, considera factible el restablecimiento de las fronteras interiores de la UE, en condiciones perfectamente definidas y limitadas, como medio para reforzar el funcionamiento del Tratado de Schengen. La opinión de Barroso responde a la reclamación que le presentaron el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a la luz de la llegada de más de 20.000 tunecinos a Italia. La Comisión presentará el miércoles medidas concretas sobre la política migratoria de los Veintisiete ante los países de la ribera sur del Mediterráneo.

Sarkozy y Berlusconi pactaron en su cumbre del pasado martes en Roma la carta que enviaron a Barroso y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la que reclamaban "examinar la posibilidad de restablecer temporalmente el control en las fronteras interiores en caso de dificultades excepcionales en la gestión de las fronteras exteriores comunes".

Barroso les responde ahora que su misiva será una contribución importante al debate de los líderes europeos en el Consejo Europeo de finales de junio y les adelanta que sus ideas serán tenidas en cuenta en la elaboración de la nueva estrategia comunitaria en materia de emigración con los vecinos sureños a presentar el miércoles. "El restablecimiento temporal de las fronteras es una posibilidad entre otras que, a condición de estar sometidas a criterios concretos y bien determinados, podría constituir un elemento para reforzar la gobernanza del acuerdo de Schengen", les escribe Barroso.

El presidente de la Comisión adelanta que en la nueva estrategia se tratará eludir la tentación de primar la seguridad, traicionando con ello los valores del proyecto europeo, sin ser tan laxista como para dar pábulo a los temores sobre seguridad de la opinión pública europea.

En atención a esas prevenciones, la policía francesa ha realizado durante la semana pasada redadas en la zona de París y en el sureste del país en busca de tunecinos llegados de Italia sin documentación ni permiso para residir en Francia, según diversas organizaciones humanitarias. Las operaciones policiales han saldado con cientos de detenidos y retornados. "Las intervenciones y las detenciones policiales en los lugares de reunión y distribución de alimentos a estas personas son de un cinismo intolerable", señalan las asociaciones en un comunicado. En él piden a las autoridades "una respuesta que respete la humanidad y la dignidad, sin instrumentalizar ideológica y electoralmente la situación de personas en estado de extrema precariedad".