Muere a los 84 años el líder espiritual indio Sri Satya Baba

Baba arrastraba a millones de seguidores en todo el mundo, pero sus presuntos milagros fueron cuestionados por muchos

Uno de los líderes espirituales más venerados en India, Sri Satya Baba, ha muerto este domingo a los 84 años. Baba llevaba un mes ingresado en el hospital de su localidad natal Putaparthi afectado de graves problemas renales y respiratorios. Los doctores han informado hoy de que el controvertido santón, que arrastraba a millones de seguidores en todo el mundo, ha muerto tras sufrir una crisis cardiaca.

Sai Baba gozaba de un alto prestigio en todos los ámbitos de la sociedad india, desde estrellas de Bollywood (la boyante industria local de cine) hasta políticos, informa la BBC. Entre sus seguidores se cuentan el exprimer ministro Atal Behari Vajpayye y la leyenda del cricket Sachin Tendulkar.

Muchos de sus admiradores le consideraban un dios en vida y le atribuían dotes especiales y habilidades místicas tales como mover objetos en el aire, generar ceniza o comida de la nada, o sacar de su propia boca joyas, bolas de oro y relojes, unas prácticas denunciadas como fraudulentas por diversas asociaciones.

Conocido por su melena estilo afro y su larga túnica naranja, también adquirió popularidad en Occidente en la década de los setenta, en gran medida gracias al movimiento hippie, y en la actualidad cuenta con seguidores en más de 100 países del mundo.

Su centro religioso es lugar de peregrinación para muchas personalidades indias, hasta el punto de que tanto la presidenta, Pratibha Patil, como el primer ministro, Manmohan Singh, acudieron a su último cumpleaños. "Sathya Sai Baba era un líder espiritual que inspiró a millones de personas a, sin renunciar a su propia religión, llevar una vida moral, siguiendo las ideas de verdad, conducta adecuada, paz, amor y no violencia", se ha lamentado hoy el propio Singh en un comunicado.

La organización que llevaba su nombre y que gestiona, según la Hacienda india, más de 9.000 millones de dólares en donaciones, ha financiado importantes proyectos educativos y sanitarios, incluido la construcción de hospitales y clínicas para tratar a enfermos con terapias alternativas a la medicina general. En Puttaparthi hay hoy en día decenas de escuelas, hoteles, una universidad, un aeropuerto y un hospital en el que doctores fieles al santón proporcionan tratamientos y realizan operaciones a precios simbólicos para los más pobres.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Acusaciones de fraude

Pero su carrera no está exenta de controversia, con acusaciones de falsear muchos de los milagros que se le atribuían. Y algunos de sus antiguos seguidores llegaron a acusarle de abusos sexuales. Él siempre negó los cargos y la realidad es que nunca fue imputado.

El hospital donde ha fallecido ha informado que su cadáver será expuesto al público los próximos dos días antes de celebrar el funeral, que se prevé multitudinario. En los últimos días, las autoridades del distrito de Anantapur, donde está la ciudad, habían ordenado un despliegue masivo de la policía en previsión de posibles actos de violencia entre los seguidores, que rezan desde hace días ante el hospital por el santón. "Hemos tomado todas las medidas necesarias. Ahora que ha muerto, esperamos que los devotos se tomen las cosas con calma y que no haya violencia", ha asegurado la inspectora general de Policía del distrito, Charu Sinha.

Sri Satya Baba
Sri Satya BabaMUSTAFA QURAISHI (AP)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS