Mubarak y su familia, bajo arresto domiciliario en Egipto

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas anuncia, además, legislativas en septiembre y el levantamiento antes de los comicios de la Ley de Emergencia, vigente desde 1981

Hosni Mubarak y su familia se encuentran bajo arresto domiciliario en Egipto, según el último comunicado difundido por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas en su página de la red social Facebook. Los militares, que ostentan el poder desde que el presidente se viera obligado a dimitir el pasado 11 de febrero, han hecho este anuncio para acabar con los rumores que afirmaban que el expresidente habría viajado hace tres días a Arabia Saudí. Otros medios egipcios se habían hecho eco de esa noticia así como de que el hijo menor de Mubarak, Gamal, habría sido visto en un club en El Cairo. Los rumores sobre el paradero del depuesto líder así como de su familia no han dejado de sucederse desde que abandonara el poder. Los Mubarak se enfrentan a diversos cargos por corrupción y sus activos han sido congelados por orden del Fiscal General egipcio, que les prohibió viajar fuera del país el 28 de febrero.

Más información
Aires de revolución
El 77% de los egipcios respalda las enmiendas de la Constitución
"En la milicia hemos avanzado en igualdad"

La noticia coincide con el anuncio de que el próximo septiembre los egipcios votarán democráticamente un nuevo Parlamento. Así lo ha anunciado esta mañana el General Mamdouh Shahin, miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, durante una rueda de prensa celebrada en Heliópolis que había sido convocada para dar detalles sobre la ley de partidos políticos. "Las elecciones parlamentarias serán en septiembre", dijo Shahin, que no ha precisado, sin embargo, una fecha para la elección del nuevo presidente pero ha asegurado que la Ley de Emergencia vigente desde 1981 será levantada antes de los comicios. Shahin recordó que el Consejo ya había comunicado con anterioridad su decisión de no celebrar ningún sufragio "mientras la ley de emergencia sigue en vigor".

El consejo militar también aprobó una ley que elimina las restricciones para la formación de partidos políticos. Shahin explicó que se necesitará el apoyo de 5.000 miembros de al menos 10 de las 29 provincias egipcias para la formación de un nuevo grupo.

Aunque esto facilitará las cosas, la temprana cita electoral supone que los partidos de nuevo cuño tienen apenas cinco meses para formarse, darse a conocer y preparar sus campañas para el próximo otoño. Además, el mes de Ramadán, la más importante fiesta para los musulmanes, unas fechas en las que la actividad en todos los aspectos se reduce al máximo debido al ayuno, se celebra este año durante el mes de agosto.

Tras la aprobación en referéndum el pasado 19 de marzo de unas enmiendas constitucionales que no satisfacen a gran parte de la élite egipcia, ni a los jóvenes que reclamaban la redacción de un nuevo Texto Fundamental, esta nueva decisión viene a refrendar sus temores. Con la actual configuración los más beneficiados tanto por la tibia reforma constitucional como por la cercana llamada a las urnas son los Hermanos Musulmanes y los restos del desmembrado Partido Nacional Democrático (PND) del depuesto Hosni Mubarak. Los primeros tienen una amplia base social, son conocidos y respetados y están preparados para una campaña electoral gracias a un aparato perfectamente estructurado. Ya en 2005 consiguieron convertirse en la principal fuerza opositora en el Parlamento egipcio haciéndose con un quinto del hemiciclo. Una hazaña que no se les permitió repetir en las fraudulentas elecciones legislativas celebradas a finales de 2010. Iniciada la transición han sido los primeros en formar nuevos grupos políticos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desmentido de los militares

En cuanto al depuesto PND, después de 30 años en el poder cuentan tanto con el poderío económico como con el conocimiento del aparataje político para poder hacerse con el electorado y colocarse en la mejor posición para presentar después un candidato presidencial. Ninguno de los demás partidos de la oposición, salvo el Wafd, también contaminado por su relación con el anterior régimen, tiene la suficiente fuerza o respaldo social como para presentar una alternativa real a los Hermanos.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto desmintió también tener la intención de aplazar las elecciones presidenciales hasta 2012, como publicaron ayer algunos medios. A través de un comunicado publicado en Facebook (una herramienta que han utilizado profusamente desde que tomaron el poder) los militares que gobiernan el país desde la caída de Mubarak el pasado 11 de febrero, negaron que fueran a aplazar los comicios y reiteraron su intención de transferir el poder a un Gobierno civil.

"El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto declara que la información de algunos medios informativos sobre el aplazamiento de las elecciones presidenciales a 2012 no se corresponde con la realidad, e insiste que las Fuerzas Armadas desean cuanto antes finalizar su misión y transferir el poder", afirmaban en el documento.

El diario egipcio Al Masry al Youm publicó ayer que el Consejo postergaría con toda probabilidad los comicios presidenciales hasta junio de 2012 que inicialmente se habían previsto para diciembre. Eso permitiría la redacción de una nueva Carta Magna.

El General Mamdouh Shahin, miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, durante la rueda de prensa celebrada hoy en El Cairo.
El General Mamdouh Shahin, miembro del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, durante la rueda de prensa celebrada hoy en El Cairo.KHALED DESOUKI / AFP

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS