Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Divorcio por amor presidencial

El presidente de Guatemala solicita separarse de su esposa para que ella pueda optar a sucederle

Álvaro Colom quiere tanto a su esposa que está dispuesto a divorciarse. El presidente de Guatemala y Sandra Torres llevan nada más y nada menos que 14 años juntos, si se suman los seis de noviazgo y los 8 de feliz matrimonio. Pero todo termina en la vida. Sobre todo porque la actual primera dama quiere ser candidata a la presidencia en las elecciones del próximo mes de septiembre, pero la Constitución de Guatemala prohíbe que los familiares del más alto dignatario puedan sucederle en el cargo. Así que, en prueba de su amor y descartadas por el momento otras medidas más drásticas, el señor y la señora Colom están dispuestos a divorciarse.

En América Latina, que de todo ha sucedido, nunca había pasado algo así. La oposición guatemalteca, en su legítimo papel de aguarle la fiesta al presidente, asegura que el divorcio de los Colom, más que una bonita historia de amor, es un fraude de ley en toda regla. La Constitución de Guatemala, en su artículo 186, deja muy claro que los familiares del presidente, hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, no pueden optar al cargo. Al ser su esposa, Sandra Torres se encuentra en el primer grado de afinidad y, por tanto, no podría presentarse a las elecciones encabezando el cartel de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE ). El divorcio fingido, sostienen los quisquillosos, conseguiría hacerle un butrón a la ley.

La Constitución de Guatemala, en su artículo 186, deja muy claro que los familiares del presidente, hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, no pueden optar al cargo

Sandra Torres se encuentra en el primer grado de afinidad y, por tanto, no podría presentarse a las elecciones

La pelota está ahora en el tejado de la juez Midrel Roca, titular del juzgado segundo de Familia, quien, en circunstancias normales, lo tendría bien fácil por tratarse de una solicitud en la que ambas partes están conformes. Pero la demanda de separación del presidente Colom y su actual esposa es de todo menos común . Para empezar, la confirmación de la supuesta ruptura fue anunciada públicamente por Edwin Escobar, portavoz de la Corte Suprema de Justicia, quien, según informa EFE, habló de un "divorcio de mutuo acuerdo". No obstante, el rumor estaba en la calle desde hacía tiempo, hasta el punto de que el propio presidente fue interrogado al respecto hace tres semanas. Álvaro Colom dijo entonces que descartaba tal estratagema y la calificó de "inmoral". Pero en el amor, como en la política, las palabras se las lleva el viento.