2010 ha sido el año con mayor número de muertos civiles afganos

Han fallecido más de 2.777 personas, la mayoría abatidas por la insurgencia, según recoge un informe de la ONU

El año 2010 ha sido el más mortífero para los civiles afganos en nueve años de guerra entre los talibanes y las fuerzas internacionales y nacionales en Afganistán, con más de 2.777 muertos, tres cuartas partes de los cuales cayeron bajo el fuego de los insurgentes, según ha anunciado hoy la ONU. La cifra supone un aumento del 15% respecto al año anterior, según ha comunicado hoy el organismo internacional, que urge a reforzar la protección para este colectivo.

En su informe anual, la misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) recoge que en los últimos cuatro años el cómputo de civiles fallecidos se ha situado en los 8.832. De acuerdo con estos datos, 2010 ha sido el año más sangriento para los civiles desde la caída del régimen talibán hace casi una década.

Más información
La alargada sombra del conflicto afgano
Obama busca el fin de la guerra de Afganistán
12 afganos muertos y 80 heridos en una protesta por una redada de la OTAN

"En un año en el que se ha intensificado el conflicto, con un incremento de la actividad de las fuerzas gubernamentales y un repunte en el uso de artefactos explosivos por parte de las fuerzas antigubernamentales, los civiles afganos han pagado el precio con sus vidas", ha denunciado el asistente de Derechos Humanos del secretario general de la ONU, Ivan Simonovic.

De acuerdo con el informe, la gran mayoría de las muertes -el 75%- fueron a cargo de la insurgencia, mientras que las fuerzas de seguridad afganas o la OTAN son responsables del 16% de los fallecimientos. Los atentados suicidas y las bombas camineras fueron los sucesos de violencia en los que perdieron la vida la mayor parte de los civiles, causando un total de 1.141 fallecidos, según los datos de la UNAMA.

Disculpas de EE UU

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La continuada muerte de civiles en Afganistán ha llevado a EE UU ha pedir disculpas. El detonante ha sido el fallecimiento de nueve niños afganos durante un ataque aliado, la semana pasada, que provocó manifestaciones y reacciones airadas en todo el país. El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, pidió disculpas de manera oficial a la ciudadanía afgana, durante su visita, el pasado lunes, a los soldados norteamericanos destinados en el país asiático. Gates se desplazó a la zona para evaluar cuántas de sus tropas podrñan iniciar la retirada, que está previsto que se inicie en julio.

"Las víctimas civiles no son aceptables ya"

Gates pidió disculpas en una rueda de prensa conjunta con el presidente afgano, Hamid Karzai. Karzai, que no había aceptado las explicaciones del comandante de las tropas aliadas en aquel país , el general David Petraeus, aceptó finalmente las disculpas de Gates. Con todo, en un comunicado previo dijo que "las víctimas civiles no son aceptables ya".

El ataque ocurrió el primero de marzo, en Kunar, al noroeste del país. Los niños se hallaban recogiendo leña para hogueras cuando un ataque con helicópteros les sorprendió a la intemperie. En febrero murieron 64 civiles en ataques similares en la misma provincia. Tanto el Pentágono como la OTAN han pedido disculpas y han prometido una investigación exhaustiva sobre cómo se planificó y ejecutó el ataque.

El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, saluda a los miembros de la policía nacional afgana, durante su visita a las tropas estadounidenses destinadas en el país asiático.
El secretario de Defensa de EE UU, Robert Gates, saluda a los miembros de la policía nacional afgana, durante su visita a las tropas estadounidenses destinadas en el país asiático.EFE/ EPA MANDEL NGAN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS