Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:WILSON PÁSTOR Ministro de Recursos No Renovables de Ecuador

"Ecuador gana 46 millones diarios por cada dólar que sube el petróleo"

El ministro de Recursos No Renovables de Ecuador, Wilson Pástor, responsable de la política de hidrocarburos, cuantifica con enorme exactitud las consecuencias que las convulsiones en el precio del petróleo tienen para la economía del país. Un dólar más en el precio son 46 millones de dólares más al día en ingresos, más de 16.000 millones al año. Solo que la ecuación funciona igual hacia arriba que hacia abajo, por lo que no interesan cambios bruscos en los precios.

Pástor se encuentra en Madrid, procedente de una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Riad, para participar en un seminario sobre las perspectivas del sector petrolero en su país organizado por la Embajada de Ecuador. Pero la situación internacional se hace inevitable en la conversación, más aún cuando el embajador ecuatoriano en Madrid, Galo Chiriboga, bromeó en público pidiendo que siga subiendo el precio del petróleo.

Pregunta. ¿Qué consecuencias está teniendo la situación actual en Libia?

Respuesta. Es una situación grave que ha convulsionado el mercado de precios del petróleo. Esperemos que esta coyuntura sea eso, una coyuntura que pase y que no afecte a la actividad económica mundial. La OPEP, como se sabe, tiene el compromiso de que haya suficiente oferta de forma que los precios no se disparen a niveles estratosféricos, que al final va en contra de la economía mundial y finalmente en contra de los países productores.

P. ¿Y concretamente para la producción de Ecuador?

R. Por cada dólar que baja el precio del petróleo la economía ecuatoriana se ve afectada en 46 millones de dólares diarios. Y por cada dólar que sube, gana eso. Pero más allá del corto plazo y de la coyuntura lo que queremos es precios estables, precios justos y que no entre la especulación financiera a jugar. Y que no se prolonguen estas condiciones políticas que hacen que el mercado sea tremendamente inestable hoy día.

P. Desde que empezó esta situación en el mundo árabe, ¿ha habido un efecto directo en el mercado de crudo latinoamericano?

R. Hay un reflejo directo de lo que está pasando. El problema de Libia ha hecho que se dispare el brent [precio de referencia del mercado de Londres] sobre los 100 dólares. Y ahora se da la curiosidad de que el precio de nuestro crudo, que es pesado, se está dejando llevar más por el brent que por el WTI [índice del mercado de Texas], que es nuestro marcador normal. ¿Qué significa eso? Que hay una ansiedad en el ambiente basada en una probabilidad de escasez de petróleo. Yo creo que va a ser coyuntural. La OPEP tomará las medidas que sean para que el mercado reciba toda la oferta que necesite.

P. ¿En qué momento está la sentencia que ha condenado a la petrolera Chevron y hasta dónde puede llegar?

R. La sentencia de Chevron es una sentencia de última instancia a nivel jurisdiccional en la provincia del Napo. Han pedido 8.560 millones [de indemnización por contaminación]. Ambas partes han apelado. La parte ecuatoriana, los demandantes, creen que es poco, y Chevron cree que no se justifica. De manera que llevará todavía un periodo de controversias por algún tiempo.

P. ¿Es una sentencia que está en sintonía con la política medioambiental del Gobierno ecuatoriano?

R. Bueno, el Gobierno ecuatoriano no es protagonista en este juicio, son las comunidades y sus representantes. Va hacia remediar la zona nororiental del Ecuador que sufrió graves estragos ecológicos y humanos. Esto va dentro de lo que el Gobierno cree que es la línea justa.

P. En cuanto al proyecto Yasuní [Ecuador renuncia a perforar una reserva de petróleo en una joya de la biodiversidad si la comunidad internacional aporta 3.500 millones de dólares antes del fin de 2012], ¿se podrá cumplir el plazo?

R. Mire usted, acabamos de salir de una crisis económica mundial solo comparable con la gran depresión de los años 30. Es normal que en este momento los países desarrollados estén pendientes de la crisis. Esto ha retrasado las aportaciones de algunos países importantes como Alemania o Francia. España es el primer país industrializado que nos da recursos de forma fija, el más importante [un millón de euros]. Dejemos ver en este año, cuando el crecimiento económico mundial sea franco, cuál es la reacción de la comunidad internacional. Lamentablemente el tiempo es corto y hacia finales de año tiene que tomarse ya una decisión.

P. ¿Pero había compromisos firmes que se han retrasado o cancelado por causa de la crisis?

R. Yo creo que se han retrasado por la crisis y es absolutamente normal.

P. Ecuador hace gala de su política medioambiental. ¿Se consideran un ejemplo?

R. Casualmente, hoy día, la organización World Finance de Londres, que abarca las más grandes instituciones financieras del mundo, acaba de dar a Petroecuador, empresa estatal ecuatoriana, el premio a la mejor empresa en medioambiente y en reducción de bonos carbono. Hemos hecho un proyecto que nos va a permitir un ahorro de 75 millones de dólares por año al sustituir el diésel y no quemar el gas utilizado como combustible. Ese proyecto es pionero en América Latina en ahorro de emisiones de dióxido de carbono. Y ya tenemos aprobada por Naciones Unidas la venta de nuestros bonos en el mercado. Por esa razón creo yo nos han dado el premio a la mejor empresa latinoamericana en medio ambiente.

P. ¿Este tipo de decisiones retrasan o encarecen de alguna forma la producción de petróleo?

R. No. Mire, en este momento se estaba quemando el gas a coste cero. Hoy día lo que hacemos es utilizar ese gas, no quemarlo, y eso reduce los costos de la generación eléctrica, porque el precio del diésel es muchísimo más caro que el gas.

P. Dado el proyecto de Ecuador de aprovechar mejor los recursos del país con nueva tecnología, el margen para la inversión parece enorme. ¿Cuál es la posición de las empresas españolas en ese negocio?

R. Las empresas españolas están muy bien posicionadas. Repsol acaba de firmar dos contratos con nosotros, va a ampliar sus actividades significativamente en el bloque [de explotación] que ya tiene y va a tener una parte en otro bloque en la parte sur. Por otro lado, tenemos a la empresa Petroriva, del Grupo Fierro, que tiene dos campos petroleros importantes. Y finalmente las empresas españolas de distribución de gas natural licuado tienen proyectos de plantas de licuación en Ecuador y además Repsol se va a convertir, ojalá, en nuestro abastecedor principal de gas natural licuado, que tiene en Perú (Camisea). Nos va a vender ese gas, ojalá, en los próximos meses.

P. ¿Destacaría alguna diferencia entre su relación con las petroleras y las que tienen los gobiernos de Venezuela o Bolivia?

R. Yo no puedo hacerle una observación sobre lo que pasa en Venezuela o Bolivia, pero sí le digo que la política del presidente Rafael Correa es que quien quiera invertir en el Ecuador es bienvenido, en condiciones favorables para el Estado. España lo está haciendo así, como China o Chile. España está a la cabeza en la inversión después de China, no sólo petrolera, en telefonía, en infraestructura, en hidroeléctricas, en la distribución de gas natural, España tiene excelentes relaciones comerciales con Ecuador.