Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia y Reino Unido piden mayor presión contra Gadafi

El ministro de Defensa francés espera la caída del dictador y defiende la intervención de la justicia internacional

Frente a la incapacidad de la UE de acordar sanciones frente a Muamar el Gadafi, dos de sus miembros, Francia y Reino Unido, piden mayor presión internacional contra el dictador libio. "Espero de todo corazón que Gadafi esté viviendo sus últimos momentos como jefe de Estado", ha declarado el ministro francés de Defensa, Alain Juppé, a la emisora France Inter esta mañana, horas antes de que el Gobierno asegurara que los ataques contra la población civil "podrían constituir crímenes contra la humanidad". Mientras, el ministro de Exteriores británico, William Hague ha asegurado que es el aumento de aumentar la presión ahora que "las probabilidades están muy en contra de Gadafi", en BBC Radio.

Estas declaraciones se producen un día después de que el presidente de EE UU, Barack Obama, pidiera una respuesta coordinada de la comunidad internacional frente a Gadafi, para lo cual la secretaria de Estado, Hillary Clinton, viajará el próximo lunes a una reunión de ministros de Relaciones Exteriores en Ginebra para analizar la situación en Libia. Obama asegura que baraja "una amplia gama de opciones", pero que quiere discutirlas previamente con Europa y el resto de los países árabes.

Juppé descartó una intervención militar contra el régimen de Gadafi, pero no descartó el establecimiento de una zona de exclusión aérea, y dijo que apoyaría sanciones económicas, como dejar de comprar petróleo de Libia. "Lo que ha hecho, lo que ha decidido hacer, disparar con armamento pesado sobre la población, es naturalmente inaceptable", ha declarado el ministro, que ha defendido la intervención internacional.

El número dos del Gobierno francés defendió la "injerencia" internacional cuando se trata, como en este caso, de pedir responsabilidades a los políticos de ciertos Estados. "A menudo se habla de la no injerencia en los asuntos de países en todo el planeta, pero hay otro deber que ha sido adoptado muy claramente por Naciones Unidas, y es el de la responsabilidad de proteger", agregó. "Cuando un Gobierno no es capaz de proteger a su población, cuando la agrede, es cuando la comunidad internacional tiene el deber de intervenir", resumió el número dos del Gobierno francés. "Existe la Corte Penal Internacional y los criminales son responsables ante ella", agregó.

En esa línea, el responsable británico de Exteriores dijo: "Buscaremos formas de pedir cuentas a los responsables, y deben tenerlo en mente antes de ordenar más", en referencia a la violenta represión de las protestas en contra del régimen libio. "Queremos alguna clase de investigación internacional", añadió Hague.

"Las probabilidades están muy en contra de Gadafi, y creo que será importante aumentar la presión internacional en los próximos días sobre un régimen que está cometiendo serios delitos", aseguró el jefe del Foreign Office.