Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Museveni vuelve a ganar las elecciones en Uganda con sospecha de fraude

Los observadores internacionales hablan de "irregularidades evitables" y el líder de la oposición anuncia que va a recurrir

La Comisión Electoral Nacional (CEN) de Uganda ha anunciado que el presidente del país, Yoweri Museveni, ganó las elecciones del pasado viernes con un 68,3% de los votos. El principal líder de la oposición, Kizza Besigye, obtuvo el 26,1% de los sufragios, aunque ha denunciado que los comicios estuvieron plagados de irregularidades y que numerosas papeletas ya estaban marcadas con un voto a favor de Museveni.

En esta cita electoral, Museveni ha conseguido un 10% más de sufragios que en 2006, mientras que Besigye, del Foro para el Cambio Democrático (FDC), que parecía ganar terreno al presidente en las dos últimas elecciones generales, ha obtenido un 10% menos que en las pasadas votaciones.

Antes de los comicios, Besigye ya advirtió de que, tras perder contra Museveni en 2001 y 2006 y acudir a la justicia ugandesa para denunciar numerosas formas de fraude, esta vez recurrirá al "tribunal del pueblo de Uganda", por lo que se prevé que convoque protestas. La oposición ha puesto en duda que se hubieran podido registrar la mitad de la población, pues el 50% de los ugandeses tiene menos de 15 años.

El presidente, por su parte, ha alertado a Besigye contra el uso de la violencia, y el Gobierno ya desplegó el viernes pasado, minutos después de darse por finalizados los comicios, gran número de efectivos de la Policía Militar, el Ejército y la Gendarmería por las calles de Kampala.

Observadores internacionales han afirmado que, aunque las elecciones fueron pacíficas, con algunos incidentes violentos que causaron la muerte de tres personas, se produjeron "irregularidades evitables". Al menos 10.000 observadores internacionales y 30.000 locales, además de 5.000 policías, estaban repartidos por toda Uganda para vigilar los comicios generales. Según los expertos, la tensa situación que se vive en el país puede hacer que se repita la violencia postelectoral de Kenia de 2008, cuando seguidores de Raila Odinga, que encabezaba la oposición, se negaron a aceptar los resultados de los comicios, lo que llevó a un intenso conflicto en el que murieron más de 1.500 personas.

Museveni, en el poder desde 1986, lleva al frente de Uganda durante 25 años, 10 de ellos liderando un régimen militar y, aunque en varias ocasiones afirmó que no se volvería a presentar a las elecciones, en 2005 cambió la Constitución y eliminó la normativa que prohibía a un presidente estar en el poder más de dos mandatos seguidos.