Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fini acusa a Berlusconi de usar su poder financiero para ampliar la mayoría

El nuevo partido, Futuro y Libertad (FLI), en el caos, pierde su grupo autónomo en el Senado - "Es difícil resistir a sus numerosas armas de seducción", ironiza el presidente de la Cámara italiana

Silvio Berlusconi necesita el apoyo de 325 diputados (ahora tiene 316) en la Cámara italiana para bloquear o al menos retrasar con el voto secreto de una moción parlamentaria el proceso del caso Ruby, cuya primera audiencia está fijada para el 6 de abril. La Liga del Norte le ha exigido una mayoría cómoda para seguir adelante. Y el primer ministro se ha puesto a la tarea. Su primer objetivo son los diputados disidentes de Futuro y Libertad (FLI). Y Gianfranco Fini, presidente de la Cámara y fundador de FLI, ha acusado hoy a Berlusconi de estar utilizando "su poder mediático y financiero" para incrementar sus apoyos en el Parlamento.

"Es difícil resistir a los halagos", ha escrito Fini en el diario Secolo, "y a las numerosas armas de seducción de las que goza quien gobierna y dispone de un poder mediático y financiero al que es prudente no enfrentarse directamente".

El presidente de la Cámara ha sufrido de momento la fuga de dos senadores, además del diputado Roberto Rosso, lo que supone que FLI se quedará sin grupo autónomo en el Senado. Oficiosamente, Giuseppe Menardi y Franco Pontone han anunciado que regresan al Pueblo de la Libertad (PDL), el partido del que salieron en julio pasado junto a otros ocho senadores y una treintena de diputados para seguir a Fini.

Las diferencias personales y políticas entre los dos cofundadores del PDL se zanjaron entonces con la purga de Fini. Berlusconi le acusó de apoyar a los jueces y de torpedear las reformas e iniciativas legislativas del Gobierno. Fini decidió formar un partido propio: este domingo celebró su asamblea constituyente.

El líder de FLI ha achacado el caos que vive su partido, con numerosas amenazas de defección, al mercadeo de tránsfugas dirigido por su viejo aliado, con el que cohabitó políticamente durante 16 años.

La batalla decisiva para la supervivencia política del Gobierno se juega en la Cámara, y los cantos de sirena a los finianos son continuos. Hay al menos dos diputados que están madurando su regreso al PDL, o bien su ingreso en el llamado Grupo de Responsables, formado por varios tránsfugas de la oposición (entre otros del Partido Democrático e IDV) que fueron decisivos en la igualadísima moción de censura que Berlusconi superó en diciembre.

Además de en las huestes finianas, Berlusconi está pescando en pequeños partidos; hoy ha fichado al diputado número 316. Se trata de Paolo Guzzanti, el periodista y ex militante del PDL que ha acuñado el sistema de poder de Berlusconi como "la putocracia". "Sigo pensando lo mismo", ha explicado tras ingresar en los Responsables, "pero debemos evitar las elecciones anticipadas mientras no haya un anti-Berlusconi en condiciones de vencer y de hacer la revolución liberal que necesita el país".