Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Choques en Teherán entre partidarios de Ahmadineyad y la oposición

Los enfrentamientos se han producido en pleno funeral por el estudiante muerto hace dos días durante una manifestación en la capital iraní

El clamor ciudadano que recorre Oriente Próximo para exigir reformas democráticas y un futuro mejor también está teniendo su impacto en Irán. Después de que una persona muriera el lunes y varias más resultaran heridas en Teherán, la violencia ha vuelto a la capital iraní. Partidarios del Gobierno presidido por Mahmud Ahmadineyad se han enfrentado con manifestantes alineados con la oposición en el transcurso del funeral por el joven estudiante Sanee Zhaleh, muerto hace dos días en las protestas, según informa la televisión oficial IRIB en su página web.

Sanee Zhaleh, de 26 años, fue disparado durante la marcha convocada por los líderes opositores Mir Hosein Musaví y Mehdi Karrubí, la primera que celebraban después de que hace 14 meses el régimen reprimera sus protestas. Ambos siguen contestando la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad en las elecciones de 2009, que provocó la llamada revolución verde, pero no habían osado convocar una nueva protesta desde que el 11 de febrero del año pasado fracasara su llamamiento a manifestarse por el aniversario de la revolución. Durante los seis meses anteriores, cerca de 80 personas resultaron muertas, centenares heridas y miles detenidas en una ola represiva sin precedentes desde los primeros años de la República Islámica, informa Ángeles Espinosa.

El estudiante fue elevado a la categoría de mártir por los dos bandos, que lanzaron acusaciones cruzadas culpándose de la muerte del joven. Los choques este miércoles se han producido cuando el cortejo fúnebre recorría el centro de la capital iraní después de partir de la facultad de Artes en la que estudiaba el joven fallecido, informa IRIB. "Estudiantes y la gente que participaba en el funeral del mártir estudiante Sanee Zhaleh se han enfrentado con un número pequeño de personas aparentemente vinculadas al movimiento de sedición".

La televisión estatal muestra imágenes de cientos de personas escoltando el ataúd, envuelto en una bandera iraní. Kaleme, la web del dirigente opositor Musaví, recoge declaraciones de un estudiante que asegura que miles de compañeros han ido llegando a la universidad desde primera hora de la mañana para participar en el funeral.

"No tengo miedo a las amenazas"

El pulso entre el Gobierno y la oposición tendrá continuación el viernes, cuando se celebre una gran marcha convocada esta mañana por el régimen para demostrar su fuerza. La manifestación va dirigida directamente contra "los líderes de la sedición Musaví y Karrubí". Estos han asegurado no tener miedo de las amenazas del régimen y han instado a continuar con las protestas. "Declaro que no tengo miedo ante ningún tipo de amenaza y que, como soldado de esta gran nación durante los últimos 50 años, estoy dispuesto a pagar cualquier precio", ha afirmado Karrubí en un comunicado colgado en su sitio web.

Varias decenas de diputados iraníes exigieron ayer el procesamiento de los líderes de la oposición y que se les imputen delitos de sedición y conspiración, que de acuerdo con la ley iraní puede acarrear la pena capital. En parecidos términos se ha pronunciado su colega Musaví, quien ha afirmado que la manifestación del pasado lunes "es otro éxito del movimiento verde". "Este gran movimiento está siendo atacado desde dos frentes, las autoridades que solo se ocupan de sus intereses y por los extranjeros, que tratan de sacar beneficios", ha señalado. "Ambos tratan de vincularlo con el sionismo y con Estados Unidos, pero el movimiento verde siempre se ha mantenido alejado de los extranjeros y su objetivo es recuperar los valores de la revolución de 1979", ha agregado.