Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China somete a arresto domiciliario a un destacado disidente

"He salido de una cárcel pequeña para entrar en otra más grande, denuncia Chen Guangcheng

Los defensores de los derechos humanos en China siguen bajo la lupa del régimen. Las autoridades de ese país mantienen en arresto domiciliario a uno de los activistas más destacados, Chen Guangcheng, según denuncia el propio afectado en un vídeo colgado en Youtube por la ONG estadounidense China Aid. "He salido de una cárcel pequeña para entrar en otra más grande", asegura Chen en sus primeras declaraciones desde su salida de prisión el pasado mes de septiembre después de cumplir una pena por acusar a las autoridades de llegar a cabo abortos forzados, informa la cadena británica BBC.

Ninguna autoridad china ha confirmado que el activista se encuentre bajo arresto domiciliario. Mientras, el grupo responsable de publicar el vídeo en Internet ha asegurado que recibió la grabación, de más de una hora de duración, de "un amigo anónimo del Gobierno chino". En el vídeo, la mujer de Chen capta la imagen de un supuesto agente de seguridad chino, lo que probaría que su marido vive encerrado en su propio domicilio.

"Condiciones miserables"

Frente a una de las paredes del salón, el opositor ciego describe su rutina de los últimos cinco meses, en los que no ha podido abandonar su casa. Su teléfono ha sido cortado y varios vehículos y hombres bloquean la entrada a su casa. Cualquiera que intente ayudarle está amenazado, asegura Chen durante la grabación. "No puedo ni andar medio paso fuera de mi cadsa. A mi esposa tampoco la dejan abandonar. Solo mi madre puede salir e ir a comprar comida para nosotros", asegura el activista.

"Puedo volver a prisión en cualquier momento, es muy fácil. Ellos pueden decir que soy un criminal y volver a encerrarme". "Están intentando provocarme, para que yo responda y así me puedan acusar de ataque a la autoridad".

"El señor Chen vive en unas condiciones miserables, desconectado del exterior y detenido ilegalmente en su casa", asegura Bob Fu, fundador y presidente de China Aid.