Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

JFK también 'tuitea'

Una cuenta en la red social recupera las frases más célebres del ex presidente estadounidense

Hay conmemoraciones que las carga el diablo. O el más allá. O para qué engañarnos, unas ganas exacerbadas de resucitar el pasado y unirlo artificiosamente al presente. El próximo 20 de enero se celebrará el cincuenta aniversario de la toma de posesión de John Fitzgerald Kennedy y su voz, silenciada a tiros en Dallas en noviembre de 1963 por el infausto Lee Harvey Oswald, ha vuelto a renacer en Internet por una vía tan actual como inesperada: Twitter.

Bajo el nombre @Kennedy1961, la biblioteca John Fitzgerald Kennedy, donde se almacenan todos los archivos relativos a su presidencia, creó hace ya un año una cuenta en Twitter desde la que ha lanzado 1142 mensajes que recogen frases del presidente pronunciadas a lo largo del que fuera su año electoral (1960) y que 'ahora', una vez proclamado presidente (en enero de 1961), seguirá tuiteando las frases que marcaron sus 1000 días de mandato como si estuviera vivo.

Algunas se parecen peligrosamente a las que podría pronunciar, o probablemente haya pronunciado alguna vez, el presidente Barack Obama, por ejemplo: "A todos los americanos les digo que los próximos cuatro años van a ser un reto difícil para todos nosotros". Otras, en cambio, pertenecen a personajes históricos de la época, como Walter Cronkite , un periodista legendario que siguió aquellas elecciones en las que JFK batió a Richard Nixon y que ya entonces parecía presagiar esa mezcla de seriedad y frivolidad que caracteriza la prensa actual.

"Deberíamos decir, quizás para la posteridad, que la señora Kennedy acudió hoy a las urnas vestida con un sombrero 'caja de píldora' y un abrigo púrpura ", dice un twitt fechado el 8 de noviembre (el día en que JFK ganó la presidencia).

Para ser justos, habría que aclarar que la idea de resucitar a JFK vía Twitter -y a la primera dama Jackeline Kennedy, que en los pasados meses tuiteó en @JBK1960 parte de sus columnas Campaign Wife, publicadas en diarios durante la campaña electoral de su marido- es una anécdota dentro de la verdadera noticia: desde ayer parte de los archivos custodiados por la John Fitzgerald Kennedy Library Foundation están a disposición del público en Internet en la página www.jfklibrary.org.

Enmarcado en el proyecto 'Access to legacy', iniciativa de la hija de JFK Caroline Kennedy y de su tío, el fallecido senador Ted Kennedy, la biblioteca digital pone así a disposición del planeta documentos clave sobre la lucha de los derechos civiles, la crisis de los misiles con Cuba, la llegada del hombre a la luna o los conflictos con los rusos.

Hasta el momento se han digitalizado 200.000 páginas de documentos -la biblioteca alberga 40 millones-, 300 cintas de audio -hay almacenadas 9000 horas-, 72 películas y 1500 fotografías -de las 400.000 totales. Y según parece, es solo el principio de lo que se considera el mayor esfuerzo de una biblioteca presidencial anterior a la era Internet para compartir digitalmente sus archivos con el planeta.

Caroline Kennedy, la única hija viva de los cuatro que tuvo JFK, explicaba así sus razones para lanzar esta iniciativa en un comunicado hecho público ayer: "Mis padres creían que la historia es uno de nuestros mejores maestros. Internet es la principal fuente de información de los jóvenes. Por eso esperamos que los archivos online de la biblioteca permitan a una nueva generación aprender sobre un importante capítulo de la historia de Estados Unidos.

Y, mientras descubren a los héroes de la lucha por los derechos civiles, a los pioneros del espacio exterior, y a los primeros voluntarios del Peace Corps, esperamos que se sientan inspirados para que lleguen a preguntarse qué pueden hacer ellos por su país".

Eso sí, para los enamorados de las teorías de la conspiración hay malas noticias: de momento parece no haber nada relacionado con el asesinato de JFK. No obstante, en Internet hay miles de páginas dedicadas al tema. La red, ya se sabe, tiene alimento para todos los públicos.