Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ciudad y el estado de Sâo Paulo vuelve a estar bajo las aguas

Trece personas han muerto y numerosas están desaparecidas

La ciudad de Sâo Paulo, la mayor de Brasil con más de 22 millones de habitantes, además de más de 15 ciudades del interior del Estado, vuelven a estar bajo las aguas desde la madrugada de hoy. Las fuertes lluvias caídas sobre la región y el desbordamiento de los ríos Tiete y Pinheiros han reproducido las escenas bíblicas del sábado pasado en el que las personas atrapadas en sus coches bajo las aguas pedían ayuda desesperadamente y tuvieron que ser rescatadas por helicópteros o barcas de los bomberos.

En la madrugada de hoy han sido registradas al menos 13 muertes en la ciudad y en el Estado hay varias desaparecidas, sobre todo por el derrumbamiento de casas, entre ellas una madre de 38 años con su hijo de ocho años que no pudieron ser salvados.

La policía pidió a todos los conductores que llegaban de noche a la ciudad que pararan 50 kilómetros antes para esperar a que las aguas que habían anegado 135 puntos de la capital, de los cuales 53 estaban totalmente intransitables, bajaran de volumen.

Además, decenas de personas quedaron atrapadas en sus coches al paso de las aguas por la autopista Marginal Tietê, cercano a uno de los ríos desbordados, donde tuvieron que pasar la noche sin poder llegar a sus casas.

De momento las lluvias han parado, pero los informes de la agencia meteorológica no excluyen posibles nuevos temporales. Las autoridades de la ciudad han anunciado una inversión millonaria para limpiar el fondo del río Tietê, cuyos continuos desbordamientos acaban inundando buena parte de la ciudad, donde se hayan varios metros de residuos y basura de todo tipo que facilitan la subida de sus aguas cuando arrecian las lluvias, cada vez más numerosas en la ciudad. En la pasada noche, en tan solo unas pocas horas, se han superado las lluvias previstas para todo el mes de enero.