Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pentágono anuncia recortes por 60.000 millones de euros

Es la primera contracción del presupuesto militar en Estados Unidos desde los atentados de 2001

El Secretario de Defensa, Robert Gates, anunció ayer que someterá al Pentágono a recortes presupuestarios por un total de 78.000 millones de dólares (unos 60.000 millones de euros) en los próximos cinco años. Se tratará de la primera contracción del presupuesto militar en Estados Unidos desde que ocurrieron los atentados terroristas de 2001 contra Nueva York y Washington, tras los que la nación inició dos guerras, en Afganistán e Irak. Gates detalló que las dos ramas del Pentágono que se verán más afectadas serán el Ejército de Tierra y los Marines. El primer cuerpo perderá 40.000 soldados; y el segundo, 20.000.

"Desde que tomé posesión de mi cargo, hace cuatro años, he dicho siempre que es necesario mantener la estructura de nuestras fuerzas armadas, a la vez que mantenemos un crecimiento en nuestro presupuesto que sea realista y modesto en sus previsiones a largo plazo", dijo en conferencia de prensa el jefe del Pentágono, un republicano que ha servido bajo las presidencias de George W. Bush y Barack Obama. "Pero el mal estado de las finanzas de este país, y la amenaza que eso supone para la credibilidad y la influencia norteamericana en el mundo, sólo se acrecentarán si el Gobierno de EE UU no pone orden en sus cuentas".

Vehículos de combate

Los Marines perderán uno de los proyectos por los que más han peleado en los últimos años: los 573 vehículos expedicionarios de combate, cuyo ensamblaje iba a costar 13.000 millones de dólares (10.000 millones de euros) y cuya finalidad iba a ser, principalmente, transportar a las tropas desde sus navíos a tierra firme de una forma más rápida y segura que los vehículos anfibios de asalto que se emplean ahora. "Sé que es una decisión polémica", dijo Gates. "Pero construirlos hubiera implicado anular el resto de presupuesto de los Marines para construir otros vehículos".

Gates hizo coincidir su anuncio con la jornada en que la nueva mayoría republicana ha tomado control de la Cámara de Representantes, una de las dos ramas del Congreso. Los conservadores han prometido nuevas leyes para controlar el gasto del Gobierno federal, cuya deuda pública ha alcanzado ya los 14 billones de dólares (10,7 billones de euros). Hace un año, el Gobierno estimó que el gasto de las guerras de Irak (que Obama dio por finalizada en agosto) y Afganistán excede ya el billón de dólares. Independientemente del coste de las guerras, el presupuesto del Pentágono en el año fiscal de 2011 es de 708.000 millones de dólares (543.000 millones de euros).

Estos son los primeros recortes concretos en un plan en el que la cúpula del Pentágono busca ahorrar 100.000 millones de dólares (76.800 millones de euros) en los próximos cinco años, para reducir un presupuesto desbordado por los dos conflictos armados que Obama se ha comprometido a finalizar. En agosto, Gates ordenó ya el desmantelamiento de la Unidad de Operaciones Conjuntas de Norfolk, en Virginia. El cierre supuso la eliminación de 2.800 cargos militares y 3.000 contratados externos.