Tensión en Lahore por el entierro del gobernador de Punjab

Las autoridades paquistaníes han extremado las medidas de seguridad para el funeral de Estado

Varios miles de paquistaníes se han congregado hoy en Lahore para asistir al funeral de Salman Taseer, el gobernador de la provincia de Punjab tiroteado ayer. Este crimen político, el más grave desde el atentado que costó la vida a Benazir Bhutto hace tres años, pone de relieve una vez más la fractura política de un país atenazado por el extremismo islamista. Casi al mismo tiempo que se enterraba a Taseer en un recinto militar, su asesino era jaleado a las puertas del juzgado en Islamabab y una importante asociación de clérigos ensalzaba su acción.

Taseer, de 66 años y uno de los pocos políticos paquistaníes que se había atrevido a levantar la voz contra el islamismo, pereció el martes a manos de uno de sus guardaespaldas. Malik Mumtaz Hussain Qadri le metió una veintena de balas en el cuerpo y se entregó a la policía. Según un portavoz del cuerpo, citado por los medios locales, Hussain Qadri, un agente de élite de 26 años, dijo a sus interrogadores que había matado al gobernador "porque se oponía a la ley de la blasfemia". Esa norma castiga con la muerte a quienes insulten al islam. Sin embargo, los defensores de los derechos humanos denuncian su frecuente utilización para ajustar cuentas.

Más información
La crisis política paquistaní debilita la lucha antitalibán

La mayoría de quienes acudieron a despedir a Taseer eran simpatizantes del gobernante Partido Popular de Pakistán (PPP), entre ellos el primer ministro, Yusuf Reza Gilani, y otros altos cargos. Gilani ha declarado tres días de luto oficial. Pero el asesinato, condenado por EE UU, la UE y la ONU, también ha conmovido a los sectores liberales fuera del Gobierno que ven con preocupación el avance del extremismo religioso en la sociedad, así como el riesgo de caos político.

Apoyo al asesino

En el otro extremo del espectro político y sociológico, cientos de partidarios de los islamistas jalearon al asesino confeso cuando la policía le trasladó ante el juez. Algunos le arrojaron pétalos de rosas mientras otros coreaban Allahu akbar (Dios es el más grande). Hubo incluso quien burló el cordón policial para besarle en la mejilla, en clara señal de admiración. Entre los presentes había numerosos abogados, tres centenares de los cuales se ofrecieron para defenderle de forma gratuita, según la agencia Reuters.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"En servicio del Profeta, la muerte es aceptable", gritó Hussain Qadri al abandonar el tribunal. El juez decretó su prisión incondicional. La policía le acusa "de asesinato, terrorismo y violencia", declaró uno de sus abogados, Faruq Sulehria, a la agencia France Presse. Este jueves deberá comparecer ante un tribunal antiterrorista. Ahora los investigadores tienen que establecer si el guardaespaldas actuó solo o si formaba parte de una trama. De momento, la policía ha detenido a 10 personas, entre ellas el supervisor de la seguridad de Taseer y su adjunto, de acuerdo con el ministro del Interior, Rehman Malik.

La expresión de simpatía que se vivió a las puertas de la audiencia no es anecdótica. Medio millar de clérigos y estudiosos del grupo Jamat Ahle Sunnat difundieron un comunicado advirtiendo contra los rezos o lamentos por la muerte del gobernador. Significativamente, este grupo representa a la escuela barelvi del islam, que es la mayoritaria en Pakistán y está considerada moderada en su interpretación de esa fe, lo que da una idea del grado de radicalización del país. El texto también incluía una poco velada amenaza a quienes critican la legislación contra la blasfemia.

Taseer visitó a Asia Bibi, la cristiana acusada de haber criticado al profeta Mahoma cuyo caso ha polarizado Pakistán, y apoyó la campaña para su liberación. "Fui presionado para ceder a la intimidación de los derechistas sobre la blasfemia. Me negué. Aunque sea el último hombre en la tierra", escribió en su Twitter el pasado viernes.

También el principal partido político islamista, Jamaat-e-Islami, justificó el asesinato del político. "Si el Gobierno le hubiera destituido, no habría existido la necesidad de que alguien le disparara", afirmó en un comunicado.

Aunque Taseer estaba al margen de la gestión política federal, su homicidio, a plena luz del día en una zona comercial de Islamabad, refuerza la imagen de inestabilidad. Y a nadie se le escapa el peligro que supone un país nuclear, en el que un tercio de sus 170 millones de habitantes vive con menos de un euro al día. El PPP, que ha quedado en minoría en el Parlamento tras el abandono de uno de sus principales socios de coalición el pasado domingo, afronta ahora un ultimátum del jefe de la oposición. Nawaz Sharif, mucho más cercano a los islamistas, ha dado a Gilani tres días a partir de que acabe el duelo para que presente reformas.

Una mujer llora la muerte de Salman Tasir durante el entierro en Lahore.
Una mujer llora la muerte de Salman Tasir durante el entierro en Lahore.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS