Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy afirma que la muerte del euro sería el fin de Europa

La canciller alemana también pide a los alemanes que confíen en el euro.- Ambos líderes piden confianza en la economía europea en sendos mensajes de fin de año

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha unido su voz a la de la canciller alemana, Angela Merkel, para pedir a sus compatriotas confianza en la economía europea, tras las operaciones de rescate financiero a Grecia e Irlanda, en las que Alemania ha sido el principal contribuidor.

"No crean, queridos compatriotas, a aquellos que sugieren que deberíamos dejar el euro... El fin del euro sería el fin de Europa", ha afirmado Sarkozy en su mensaje televisado de fin de año. "Lucharé con todas mis fuerzas contra estos retrocesos que podrían deshacer 60 años de construcción europea que trajeron paz y fraternidad al continente", ha agregado.

Sarkozy también ha asegurado que no dejará que Francia siga el camino de otros países europeos que han sufrido crisis de deuda este año y ha prometido que mantendrá los planes de mejorar la finanzas estatales.

Sus declaraciones se producen mientras los alemanes han escuchado por televisión el discurso de Merkel, ya adelantado ayer. Un discurso para despedir el 2010 en el que afirma que "Alemania necesita a Europa". Con la misma idea de Sarkozy, la canciller muestra su decidida apuesta por el euro y pide a los ciudadanos que sigan su ejemplo pese a la gran desconfianza generada tras los rescates.

"Europa se encuentra estos meses en medio de una prueba crucial. Debemos reforzar el euro. No se trata solo de nuestro dinero. El euro es más que una divisa", explica Merkel. Y añade: "Una Europa unida garantiza nuestra paz y nuestra libertad. El euro es la base de nuestra prosperidad".

La canciller, que en los últimos meses ha recibido duras críticas en Europa por sus posiciones intransigentes en la política económica común, ablanda con este mensaje su imagen exterior y anima a su país a confiar en la UE. Según una encuesta publicada el lunes en el diario Bild, el 51% de los alemanes está descontento con el euro, frente a un 44% que se declara satisfecho. Además, el 49% desea el regreso del marco, mientras que el 41% lo rechaza.

El Bundesbank calcula que los alemanes todavía guardan el equivalente a 6,9 billones de euros en la que fuera su moneda nacional, a pesar de que todavía pueden canjearla de forma gratuita en cualquiera de las 47 sedes que posee la entidad en todo el país.