Más de 140 presos se fugan de un penal del norte de México

En lo que va de año ya se han producido cinco fugas múltiples en el Estado de Taumalipas, en la frontera con EE UU

Decenas de presos se han fugado del centro penitenciario de Nuevo Laredo, en el Estado mexicano de Tamaulipas (frontera con Tejas, EE UU). Las primeras estimaciones indican que el número de prófugos asciende a 141, aunque aún no se han terminado de contabilizar, según ha informado el secretario de Seguridad Pública estatal, Antonio Garza. Además, hay que tener en cuenta que en lo que va de año ya se han producido cinco fugas múltiples en ese Estado. El director del penal, Efraín Hernández Llamas, se encuentra prófugo y el responsable de las instituciones penitenciarias en el Estado, Horacio Sepúlveda, bajo investigación.

Desde temprana hora del viernes -la fuga se inició el jueves a las 19.00, hora de México-, cuerpos policiales y militares se han movilizado en las inmediaciones del Penal Número 2, en el sur de Nuevo Laredo. Garza ha asegurado que, al igual que en anteriores fugas, los reos no tuvieron que recurrir a la violencia para lograr escapar: contaron con la complicidad de los guardianes. "No hubo violencia y todos los evadidos salieron por la puerta para vehículos de servicio", ha confirmado.

Más información
México: un Ejército dividido incapaz de vencer a los narcos
La guerra de Felipe Calderón
Narcos y contrabandistas toman la frontera sur de México
La 'justicia' de los carteles
Procesados 41 guardias por la fuga de 153 presos en el noreste de México

Hasta el momento se desconoce la peligrosidad de los huidos. En fugas anteriores, la mayoría de los reclusos tenían delitos graves en su haber: de los 85 que se fugaron en Reynosa en septiembre, 66 estaban acusados de crímenes federales. En ese mismo penal, un mes más tarde, se escaparon otros 17 presos, 14 de ellos con delitos federales. Y de los 41 que se fugaron el 24 de marzo en Matamoros, también población fronteriza, 38 tenían delitos de sangre. De la evasión en Tamulipas, 58 reos tienen delitos federales.

Tamaulipas padece desde hace años la violencia derivada del enfrentamiento de dos grupos del narcotráfico: el del cartel del Golfo en contra de su antiguo grupo de sicarios, Los Zetas. A eso se suma el despliegue de fuerzas militares y policiales para combatir a los delincuentes. El 5 de noviembre pasado, la Marina de México abatió, tras romper un cerco de 250 sicarios, a Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, identificado por el Gobierno como uno de los jefes del cártel del Golfo.

La fuga de los reos se produce en pleno Operativo Noreste, un nuevo despliegue de fuerzas federales lanzado en Tamaulipas y Nuevo León para "continuar el debilitamiento de las bandas criminales e impedir su reagrupamiento". De cómo los carteles logran sacar a sus miembros de los penales, México tuvo un ejemplo el 16 de mayo del año pasado, cuando del penal de Cieneguillas (Zacatecas) fueron rescatados 43 reos.La pasmosa facilidad con la que los narcos lo lograron quedó grabada por las cámaras de vídeo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS