Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mohamed VI castiga al gobernador de El Aaiún

El rey destituye a Mohamed Guelmouss a los 20 días de haberle enviado a la ciudad costera de Safi

El rey Mohamed VI castigó hoy, por segunda vez, a Mohamed Guelmouss que era el gobernador de El Aaiún cuando, el 8 de noviembre, las fuerzas de seguridad marroquíes desmantelaron el gran campamento de protesta saharaui erigido en las afueras de El Aaiún.

El 26 de noviembre Guelmouss ya dejó de ser gobernador de la mayor parte del Sáhara Occidental, pero entonces el monarca le ofreció un lote de consolación. Le nombró gobernador de Safi, una pequeña y tranquila localidad costera entre Essaouira y Casablanca.

Ha durado tan solo 20 días en ese nuevo cargo. El soberano alauí le sustituyó hoy por Abdelá Bendhiba y no le ofreció ningún otro puesto, según informó la agencia de prensa oficial (MAP) que ni siquiera le nombra en la información que da cuenta de su relevo.

El gobernador (wali) es a la vez el representante del rey y del Ministerio del Interior en la región. El conjunto de las fuerzas de seguridad están bajo sus órdenes.

Guelmouss ha sido muy duramente criticado estos últimos días por su gestión en El Aaiún por el alcalde de la ciudad, el saharaui Hamid Ould Errachid, que en una entrevista en el diario "Al Alam" (órgano del partido Istiqlal) pidió incluso que fuese juzgado. También arremetió contra él la diputada saharaui Gasmoula Ebbi.

Durante la crisis provocada por el levantamiento del campamento de protesta Guelmouss actuó bajo la supervisión del ministro del Interior, Mohamed Charkaoui, que se instaló en El Aaiún durante varias semanas.

Durante el desmantelamiento del campamento y en los posteriores enfrentamientos en El Aaiún hubo once muertos entre las fuerzas del orden y dos entre los civiles, ambos saharauis.

Guelmouss era un protegido de Fouad Ali el Himma, íntimo amigo del rey y líder del Partido Autenticidad y Modernidad, vencedor de las elecciones municipales de junio de 2009. Guelmouss fue gobernador de la provincia de Kelâat Es-Sraghna en la que Himma se presentó a las elecciones legislativas en 2007 que ganó por goleada.

Su victoria fue considerada, por la prensa marroquí, como en parte achacable a la ayuda que le brindó Guelmouss. Éste fue recompensado poco después con su nombramiento al frente de El Aaiún, uno de los lugares más importantes y sensibles a ojos del palacio real de Marruecos.