Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Policías y criminales aterrorizan a los ciudadanos en Rusia

El Parlamento aprueba una ley para reformar los órganos del orden público.- La policía está considerada la institución que los rusos perciben como la más corrupta

La Duma Estatal de Rusia (cámara baja del parlamento) aprobó hoy en primera lectura la ley de reforma de la policía por 384 votos, frente a 58 en contra y dos abstenciones. Con este documento, que fue colgado en Internet y debatido publicamente, el Kremlin intenta regular las actividades de una institución que los rusos perciben como la más corrupta del país. Los analistas consideran sin embargo que la nueva ley es insuficiente para reformar a fondo los servicios del orden público. A favor votaron el grupo parlamentario Rusia Unida (mayoritario en la cámara), los populistas de Vladímir Zhirinovski y Rusia Justa. En contra, votaron los comunistas. El ministro del Interior, Rashid Nurgalíev, dijo ayer ante la cámara que la ley no es supone sólo un "cambio de letrero", sino "una profunda transformación". En lugar del término "milizia" heredado de la Unión Soviética, la policía rusa se llamará ahora "polizia".

La ley refuerza los derechos del ciudadano y obliga a los agentes a un comportamiento más estricto y transparente, en el caso de detención por ejemplo. Sin embargo, el documento no entra a fondo en la estructura del ministerio del Interior y tampoco prohíbe las actividades comerciales de esta institución, que mantiene el control de servicios de seguridad y otros servicios de pago.

La persistencia del factor comercial fue criticada ayer ante el parlamento por dos diputados procedentes de los servicios de seguridad, uno fue Guennadi Gudkov, vicepresidente del Comité de Seguridad, y el otro Andréi Lugovói, que el Reino Unido considera sospechoso en el asesinato del ex agente de seguridad, Vladímir Litviniénko. Gudkov opinó que las funciones estatales y comerciales no son compatibles y que la ley no establece el control parlamentario sobre los cuerpos de Seguridad y deja a estos muchas funciones superflúas. Por su parte, Lugovói, del partido populista de Vladímir Zhirinovski, abogó por poner una fecha para que la policía abandone las actividades comerciales y afirmó que 125.000 agentes se dedican a servicios de seguridad. Lugovó manifestó que la única estructura que no está metida en escándalos en el Estado ruso hoy es el Servicio Federal de Seguridad, que participa en el control interno de la policía. Las fricciones entre órganos de seguridad y policiales tiene una larga historia que se remonta a las relaciones entre la KGB y el MVD en la Unión Soviética.

Las implicaciones de los órganos del orden público rusos en el mundo de la delincuencia son tales en la actualidad que el presidente del Tribunal Constitucional, Valeri Zorkin (no precisamente un disidente) se ha rasgado las vestiduras en un artículo publicado hoy en el diario gubernamental Rossiskáya Gazeta."Verdaderamente, el Estado no es capaz de defender a sus ciudadanos de la violencia masiva por parte de los bandidos y los corruptos, y esta incapacidad condena a la degradación", escribe Zorkin, quien reconoce que , en vista de la impunidad imperante, desaparecen los estímulos para "cualquier actividad empresarial normal". Citando sobre la criminalidad en Rusia, el alto funcionario rebate un solo punto, a saber, la falta de precedentes en el agitado crecimiento del crimen organizado y su fusión con los órganos de poder y del orden público. Alega Zorkin que EEUU tuvo problemas semejantes en la década de los 30 y los 60 del pasado siglo.

La aprobación de la ley de la policía se produce sobre el telón de fondo de escalofriantes crímenes que han evidenciado el papel de la policía como encubridora y cómplice de asesinos, bandidos y extorsionadores en distintas zonas de Rusia.

El 4 de noviembre, 12 personas (entre ellas tres niños y un bebé) fueron asesinadas en el pueblo de Kuschóvskaya, en la región meridional de Krasnodar. Las víctimas, miembros de tres familias que celebraban un cumpleaños, fueron pasadas a cuchillo sin que los aterrorizados vecinos reaccionaran a sus gritos de socorro y ante la pasividad de la policía local. Las sospechas han recaído sobre una banda que actuaba por lo menos desde 1995 en complicidad con los órganos de orden público y cuyos líderes tienen buenas conexiones con la administración de Krasnodarsk.

"Si a esta gente no la hubieran matado a toda de una vez y hubieran eliminado a uno cada día, nadie se hubiera enterado", opinó el ex policía Alekséi Dymovski, que se hizo famoso en otoño de 2009 por un vídeo en el que denunciaba la corrupción policial en Novorossisk, también en Krasnodarsk. En esta fértil y rica región se encuentra Sochi que será escenario de los juegos olímpicos de invierno de 2014 y también una de las sedes del campeonato mundial de fútbol de 2018. Hace tiempo que el sistema legal en la región "se pudrió y se descompuso", dijo Dymovski según el diario Moskovski Komsomolets. "Todos los funcionarios resuelven sus problemas en el trabajo, es decir se dedican a ganar dinero. Encarcelar a un inocente es facilísimo y después, cuando está encarcelado, se le puede quitar todo con ayuda de un abogado y un notario", explicó el ex policía. Tras la aparición de su vídeo (dirigido al jefe del gobierno Vladímir Putin), Dymovski fue acusado de estafa y encarcelado durante un mes y medio.

A raíz de la masacre en Kuschóvskaya han sido encarceladas 6 personas, entre ellas el principal sospechoso, Serguéi Tsapok, diputado municipal y empresario .Tras el asesinato de su hermano Nikolái, en 2002, Tsapok legalizó su banda armada y la transformó en un servicio de seguridad con el nombre de "La Centuria". Entre las actividades de la banda estaban los robos, las extorsiones, la apropiación de florecientes negocios agrícolas por medio de falsos cargos. La familia de Tsapok se beneficiaba también del trabajo gratuito de esclavas. Entre sus víctimas, un grupo de mujeres ucranianas obligadas a trabajar para Nadezhda Tsapok, la madre de Serguéi, y tan asustadas que, ni siquiera después de escapar de sus carceleros, se atrevieron a llevar el caso a los tribunales.

Las autoridades rusas no podían cerrar los ojos ante los desmanes de Kuschóvskaya. El terror que despertaba la policía del pueblo era tal que sus habitantes se negaban a dar información a los investigadores del crimen, según el jefe del comité de seguridad de la Duma, Vladímir Vasílev. Dado que la policía local tenía la costumbre de archivar sin más las denuncias que le llegaban, el Comité de Investigación de Rusia (una institución en proceso de independizarse de la Fiscalía del Estado) tuvo que enviar una brigada especial. Pese al cese del jefe de los órganos de orden público locales, los habitantes de Kuschovskaya siguen temiendo que las investigaciones no lleguen hasta el final y se limiten a implicados secundarios. Una agente de policía de la región dijo haber sido obligada por la fiscalía a archivar una investigación contra los ahora implicados en el crimen.

El caso de Kuschóvskaya no es único. Desde distintas partes del Estado llegan denuncias alarmantes. Las autoridades centrales han tenido que enviar brigadas especiales también a la ciudad de Gust-Jrustalni, centro de producción de vidrio cercano a Moscú, donde los empresarios eran extorsionados por una banda local y la policía archivaba las denuncias contra las extorsiones mafiosas. De momento, diez agentes han sido cesados en la localidad. Las bandas imponen el terror también en Siberia, según un descarnado vídeo emitido por "Spezialnii korrespondent" en la primera cadena de la televisión rusa. En el video, las cámaras de seguridad del granjero Vladímir Shaliguin, del pueblo de Bolshaia Taldá, filmaron cómo una banda de enmascarados armados con carabinas penetraban en su hacienda y comenzaban a disparar a diestro y siniestro hiriendo gravemente a varios miembros de la familia Shaliguin y matando con saña al perro. El suceso ocurrió en agosto pasado y el hijo de Shaliguin está aún en la clínica. Sin embargo, un cínico comunicado emitido por las autoridades de Kémerovo después del programa televisivo viene a decir prácticamente que el granjero fue el culpable de que lo atacaran y que la región ha cosechado grandes éxitos contra el crimen organizado.