Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un programa en la televisión iraní crea confusión sobre la liberación de Sakineh Ashtianí, su hijo y su abogado

La mujer estaba condenada a muerte por lapidación.- Varios países de la comunidad internacional y organizaciones de derechos humanos abogaban por su liberación.- El programa, que se emitirá este viernes, da esperanzas de que sea liberada

Sakineh, durante un momento del programa de la televisión Press TV, en una imagen difundida este jueves por las autoridades iraníes.
Sakineh, durante un momento del programa de la televisión Press TV, en una imagen difundida este jueves por las autoridades iraníes. AP

El anuncio para este viernes de un programa especial sobre Sakineh Ashtianí en la televisión iraní disparó hoy los rumores sobre su liberación. Según el Comité Internacional contra la Lapidación, Ashtianí, la iraní cuya condena a morir apedreada ha desatado una movilización internacional, está ya en su casa. También su hijo, Sajjad, y su abogado habrían quedado en libertad. Pero ninguna fuente oficial lo ha confirmado.

"Nos han informado desde Irán de que ya ha salido de la cárcel, pero estamos esperando al anuncio oficial en televisión para hacerlo público", declaraba a EL PAÍS Maryam Namazie, una portavoz del Comité, desde Bruselas. La activista ha pasado los últimos días en esa capital junto a la fundadora del Comité, Mina Ahadí, buscando el apoyo de los eurodiputados para su campaña.

Sin embargo, pasada la medianoche en Teherán, la televisión estatal sólo había anunciado un programa especial sobre Ashtianí para las 20.35 de este viernes (dos horas y media menos en la España peninsular). A falta de confirmación oficial, la noticia parecía sustentada por la difusión de unas fotografías que supuestamente recogían la llegada de Sakineh y Sajjad, a su domicilio de Osku, en la provincia de Azerbaiyán Oriental.

Las agencias atribuían las imágenes a la cadena iraní por satélite PressTV, aunque no estaban colgadas en su página web. Ni la mujer ni el joven que muestran se parecen demasiado a las imágenes de ellos que conocemos, pero la mujer lleva seis años en prisión y hijo ha estado encarcelado desde mediados de octubre, cuando fue detenido junto al abogado Kian Hutan y dos periodistas alemanes que les estaban entrevistando.

"He visto la noticia en las webs, pero no puedo confirmarlo de forma independiente", respondió a este diario Hadi Ghaemí, el director de la Campaña Internacional por los Derechos Humanos en Irán. Ghaemi recordaba, no obstante, que "aún hay otras 12 personas condenadas a la lapidación y el problema es la existencia de ese castigo en el Código Penal iraní".

El poder judicial iraní aceptó una moratoria a la ejecución de sentencias de lapidación durante el diálogo crítico con la UE en 2002. Desde entonces, todas las condenas dictadas por los jueces quedaban bloqueadas en los recursos ante el Supremo. Pero con la llegada al Gobierno de Mahmud Ahmadineyad en 2005, los magistrados más retrógrados se han sentido respaldados para volver a ejecutar ese cruel castigo.

Las organizaciones de derechos humanos iraníes, que llevan años trabajando por su eliminación, documentaron un caso en Mashhad a principios de 2006, aunque no pudieron probar la responsabilidad del juez. En julio de 2007, un portavoz judicial confirmó la muerte por lapidación de Jafar Kiani en Qazvin. El Parlamento ha debatido nuevo Código Penal que no incluye esa pena, pero los sectores más conservadores parecen bloquear su aprobación.

Más allá del juicio que merezca la lapidación, los abogados de Ashtianí siempre han insistido en que su proceso estuvo plagado de irregularidades.

Por otro lado, la organización Campaña Internacional para los Derechos Humanos en Irán ha informado hoy de que las autoridades de Teherán han liberado de forma temporal al bloguero iraní-canadiense Hossein Derakhshan, en prisión desde 2008 acusado de espiar para Israel. Derakhsham, considerado el primer bloguero de la República Islámica, fue condenado en septiembre pasado a 19 años de cárcel y fue liberado el miércoles en la noche tras pagar una fianza sin precedentes de 1,5 millones de dólares.

Derakhshan era un periodista en Teherán, antes de mudarse a Toronto en el año 2000. Ganó su fama después de publicar instrucciones de cómo usar el software para hacer blogs en Farsi, lo que desató una ola de blogging en la lengua iraní. En 2006 visitó Israel, a pesar de que Teherán no reconoce a ese país y tiene prohibido a sus ciudadanos viajar allí.