Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU siguió de cerca un conflicto de Mastercard en Turquía

La compañía sufrió amenazas tras publicar una guía turística en la que se refería a los problemas de Estambul con los kurdos

La compañía estadounidense Mastercard fue uno de los patrocinadores de la Liga de Campeones en la temporada 2004-05. Entre las diversas actividades relacionadas con la final de la competición, disputada en Estambul el 25 de mayo de 2005 entre el Milan y el Liverpool, Mastercard distribuyó una guía de Estambul entre sus invitados VIP y los periodistas acreditados para el acontecimiento deportivo, un texto que acabó convirtiéndose en un grave problema para la compañía de tarjetas de crédito.

El telegrama confidencial número 33.567 del Consulado de EE UU en Estambul, fechado el 1 de junio de 2005, escrito en coordinación con la Embajada de Ankara, muestra el interés que los diplomáticos de EEUU se tomaron por este asunto al narrar la "pesadilla de relaciones públicas" que Mastercard tuvo que afrontar a cuenta de la guía, y cuyo punto culminante fue el cierre temporal de sus oficinas en Estambul después de que su directora, Ozlem Imece, recibiera amenazas de muerte.

Los problemas de Mastercard comenzaron el 30 de mayo de 2005, cinco días después de disputarse la final de la Champions, cuando el periódico turco Zaman publicó extractos de la guía relacionados con los problemas turcos con las minorías kurda y armenia. Entre diversas perlas sobre atrocidades turcas a lo largo de la historia, se decía que "Ataturk prohibió cualquier forma de expresión kurda en un intento de asimilación".

La virulenta reacción a los "insultos" al padre de la patria turca incluyó llamamientos al boicoteo de Mastercard y la amenaza, muy real y oficial, de que la fiscalía turca actuaría en contra de la compañía americana. El telegrama recoge cómo Mastercard inició de inmediato una "campaña de control de daños", pidiendo a Lonely Planet, responsable de la producción de la guía, que eliminara "la información errónea" que contenía. Como esta medida no apaciguó la furia desatada en la opinión pública, Mastercard se vio obligada a pedir disculpas oficialmente, asumiendo el error de no haber revisado la guía.

El consulado lamentó como "un gran error" la inclusión de referencia alguna a las minorías en Turquía en una guía deportiva. El consulado confirmaba en el telegrama que había contactado con Mastercard, un miembro activo del consejo asesor de OSAC (OverseasSecurity Advisory Council), para "asegurarse de que están satisfechos conla respuesta policial recibida y ofrecer toda la ayuda que necesite".

Comenta esta noticia en la red social de EL PAÍS | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial