La gran filtración

EE UU pide a Wikileaks que frene la filtración

El Departamento de Estado cree que la vida de incontables individuos inocentes se pondrá en peligro

A las 13.16 de la tarde, el pool de prensa que sigue al presidente anunciaba que Barack Obama se retiraba por el día y que no tenía más compromisos ni más partidos de baloncesto. A las 13.33, la oficina de prensa de la Casa Blanca reaccionaba a la publicación de la mayor filtración de la historia y la condenaba en los términos más duros.

El secretario de prensa de Obama, Robert Gibbs, advertía de que cualquier comunicación entre Washington y sus legaciones en el extranjero era por naturaleza "cándida e incompleta". Y sin embargo, la Casa Blanca mostraba a continuación su preocupación por cómo puedan quedar comprometidas las relaciones entre EE UU y los países afectados por los papeles del Departamento de Estado. "Al revelar documentos robados y clasificados, Wikileaks no sólo pone en riesgo la causa de los derechos humanos sino también las vidas y el trabajo de muchos individuos".

Más información
De la alarma al ninguneo
Clinton: "Esta revelación es un ataque a la comunidad internacional"
La CIA también vigila a Wikileaks

"Condenamos en los términos más rotundos la revelación de documentos clasificados y la información sensible que afecta a la seguridad nacional", finalizaba la Casa Blanca en su nota.

Freno a la filtración

EE UU ha pedido a Wikileaks que frene la filtración de documentos. En una decisión nada común que pone de manifiesto la preocupación de la Casa Blanca por lo que está sucediendo, el Departamento de Estado ha hecho pública una carta de sus abogados al fundador de Wikileaks y sus letrados en la que advierte a la organización que la publicación de los cables de la diplomacia estadounidense puede ser ilegal.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Harold Koh, el abogado del Departamento de Estado, insiste en que cuando los más de 250.000 secretos diplomáticos salgan a la luz, la vida de incontables individuos inocentes se pondrá en peligro. En la carta enviada a Assange, el Departamento de Estado rechaza de antemano cualquier negociación con Wikileaks para filtrar los cables. "No negociaremos con ustedes sobre la diseminación de información clasificada de EE UU".

El diario The New York Times llevaba en su portada de la web la historia -es uno de los periódicos junto a EL PAIS que ha tenido acceso a la información. Con las tertulias de la mañana finalizadas a la hora en la que comenzó a filtrarse la información, las televisiones permanecían en silencio y se ocupaban de otros temas de menor importancia en un fin de semana de Acción de Gracias que no ha sido en absoluto tranquilo -crisis coreana o, en clave casera, el codazo al presidente mientras jugaba al baloncesto-.

Comenta esta noticia en Eskup | La mayor filtración de la historia | Preguntas y respuestas | Ir al especial

Buscador de cables

Ver todos los documentos »

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS