Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de irlandeses se manifiestan contra el plan de austeridad

El Gobierno irlandés señala que las negociaciones con la UE y el FMI sobre el rescate financiero están a punto de concluir

Unas 50.000 personas han proestado en las calles de Dublín en contra del plan de austeridad draconiano anunciado por el Gobierno irlandés para obtener la ayuda de la UE y el FMI ante la crisis financiera, según las estimaciones de la policía. La manifestación se ha producido de forma pacífica en el centro de la capital, según la BBC.

Un grupo de gaiteros dirigió el cortejo, que salió de la ribera del río para dirigirse hacia la oficina central de Correos, un lugar simbólico porque ahí fue leída la declaración de independencia irlandesa en 1916.

Los convocantes de la manifestación, el Congreso Irlandés de Sindicatos (ICTU en sus siglas en inglés)prometieron una marcha familiar por el centro de la ciudad y aseguraron al término que habían participado más de 100.000 personas. Los participantes se oponen a un plan para ahorrar 15.000 millones de euros en cuatro años, que incluye medidas como reducir la plantilla de funcionarios en 24.750 personas (un 7% del total, bajar las pensiones, subir el IVA hasta el 23% de aquí a 2014 y aumentará los impuestos sobre la renta.

Un portavoz del ICTU, Macdara Doyle, señaló a la BBC que la protesta tenía la intención de mandar un mensaje muy claro: "Estamos tratando de convencer al Gobierno, de mostrarle que la sociedad civil no apoya sus planes y que cada medida que se ha tomado en los últimos es contraproducente".

"Los recortes presupuestarios no son necesarios. Han salvado los bancos, no Irlanda. Son los bancos los que deberían sufrir, los que dejar caer", afirmó Marian Hamilton, de 57 años, queacudió a la protesta con su nieto de siete años, mientras que su hijo se ha tenido que exiliar a Australia para buscar trabajo.

Durante la manifestación, se han escuchado lemas como "nosotros somos el pueblo, nosotros tenemos los votos", mientras que se leían carteles como "hay una vía más justa y mejor" o "Irlanda no se vende, no al FMI".

Jack O' Connor, presidente de Siptu, el primer sindicato del país, calificó el plan de "una declaración de guerra contra los trabajadores, los peor pagados".

Por otra parte, el ministro irlandés de Comunicaciones, Energía y Recursos Naturales, Eamon Ryan, indicó hoy que las negociaciones con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el rescate financiero de Irlanda podrían concluir este mismo fin de semana.

En declaraciones a la Radiotelevisión Irlandesa (RTE), Ryan, socio minoritario en el Ejecutivo del Partido Verde, también desmintió las informaciones que sitúan en el 6,7% el interés aplicable al fondo de ayuda, valorado en unos 83.000 millones de euros.

El ministro insistió en que los términos de devolución del préstamo a nueve años ofrecido por la UE y el FMI no están cerrados, al tiempo que prometió que los intereses reflejarán las perspectivas de crecimiento de la economía nacional en los próximos años.