Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El desafío de Corea del Norte

Seúl amenaza con una "dura represalia" ante más provocaciones norcoreanas

El Gobierno de Pyongyang asegura que fue Seúl la que atacó primero.- El Ejército surcoreano admite que estaba efectuando ensayos balísticos.- EE UU dice que consultará con sus aliados una respuesta "medida y unificada"

Corea del Sur ha calificado de "clara provocación militar" el ataque contra una de sus islas en el Mar Amarillo, situada cerca de la tensa frontera marítima entre los dos países. El Ejército surcoreano ha decretado el mayor nivel de alerta desde el fin de la guerra de Coreaen 1953. La alerta se ha extendido al resto del mundo. Mientras varios países europeos han manifestado su preocupación, Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, ha dicho que consultará a sus aliados, inlcuido China, para desarrollar una respuesta "medida y unificada" al ataque norcoreano.

Los temores que el incidente pueda escalar han aumentado despúés de que las autoridades surcoreanas sañalaran que, en caso de que se produzca otra provocación similar, habrá "una dura represalia". "El bombardeo indiscriminado contra civiles es intolerable en todos los casos", ha declarado el secretario de Estado para Asuntos Públicos de la Presidencia, Hong Sang Pyo, en un comunicado. Poco después, el presidente surcoreano, Lee Myung-bak, ha ordenado que se ataquen bases de misiles norcoreanas en la costa si se detectan signos de una nueva provocación.

Asimismo, el Gobierno ha pospuesto indefinidamente las conversaciones con Corea del Norte previstas para el próximo jueves bajo el patrocinio de la Cruz Roja, según fuentes oficiales citadas por Yonhap. El Ministerio surcoreano de Defensa ha denunciado que el bombardeo fue "intencionado y planificado" y supone una clara violación del armisticio entre las dos Coreas.

El Gobierno de Pyongyang, por su parte, asegura que fue Seúl la que atacó primero. Horas después del bombardeo norcoreano contra territorio surcoreano, Corea del Norte ha asegurado que los primeros en disparar fueron los surcoreanos y que durante el intercambio de disparos de artillería registrado hoy entre las dos Coreas el Ejército de Seúl lanzó "decenas de proyectiles", según informa la agencia estatal KCNA. El Ejército de Corea del Sur ha admitido que estaba efectuando maniobras militares regulares y ensayos balísticos desde la isla de Yeonpyeong antes del incidente, pero ha asegurado que había disparado con dirección al oeste y no hacia el norte.

Pyongyang ha acusado a Corea del Sur y a Washington de estar reforzando su "alianza" militar para llevar a cabo la "agresión" contra Corea del Norte. "Se ha informado recientemente de que Estados Unidos está trabajando duramente para reforzar su alianza para la agresión con Corea del Sur en todos los aspectos". Y ha ido más lejos en su amenaza al afirmar que atacará "sin piedad" en caso de que las fuerzas surcoreanas traspasen "un milímetro" de las aguas territoriales norcoreanas.

Estados Unidos ha condenado con firmeza el ataque norcoreano. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, ha reiterado en un comunicado el "firme compromiso" de Estados Unidos con "la defensa de nuestro aliado, la República de Corea, y con el mantenimiento de la paz y la estabilidad regional". Pese a todo, el Pentágono ha afirmado que EE UU no enviará más tropas a la península coreana y que aún es pronto para hablar de ello.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha condenado el ataque de Pyongyang contra territorio de Corea del Sur, y así se lo ha transmitido al Consejo de Seguridad, cuyo presidente señaló que no se abordará este asunto en su reunión del martes. "No se ha pedido ninguna reunión al respecto", ha dicho el presidente de turno y embajador británico, Mark Lyall Grant, al iniciar los debates de ese órgano.

Decenas de proyectiles

La gravedad del incidente ha puesto al rojo vivo la tensión latente entre las dos Coreas. Medio centenar de proyectiles de artillería norcoreanos han impactado esta madrugada contra una isla de Corea del Sur en el Mar Amarillo, situada cerca de la tensa frontera marítima entre los dos países. Al menos han muerto dos soldados y varios civiles han resultado heridos, tres de ellos de gravedad.

Las autoridades han pedido a los 1.700 habitantes de la isla de Yeonpyeong, que se encuentra a unos diez kilómetros de distancia de la costa norcoreana, que abandonen la zona y muchas de ellas han sido evacuadas a búnkers. La mayoría de los proyectiles norcoreanos han impactado contra una base militar. La Junta de Estado Mayor del Sur ha confirmado el ataque a la isla, donde hay un destacamento de la marina surcoreana.

Estos días, Pyongyang ha desatado la ira internacional tras anunciar el régimen norcoreano la existencia de una planta de enriquecimiento de uranio con miles de sofisticadas centrifugadoras. La noticia fue dada a conocer el pasado fin de semana por el científico estadounidense Siegfried Hecker, que visitó las instalaciones. Los progresos atómicos de Corea del Norte han incrementado en los últimos meses la tensión regional.