Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte revela un potente programa de armas nucleares

Un científico de EE UU asegura haber visto el material necesario para construir bombas

Un científico estadounidense asegura que colegas de Corea del Norte le enseñaron este mes cientos de centrifugadores nucleares durante una visita profesional. La revelación da alas a la posibilidad de que el país asiático trabaje en programas de enriquecimiento de uranio que le abrirían una segunda vía para fabricar bombas atómicas de gran potencia.

La noticia, publicada por el diario New York Times representa un serio varapalo para el Gobierno de Barack Obama. En primer lugar demostraría que sus esfuerzos diplomáticos con Pyongyang han sido un fracaso. Por añadidura, le obliga a revisar toda su estrategia internacional de desarme nuclear progresivo. Nada más llegar la noticia a oídos de la Administración demócrata, el equipo del presidente habría movilizado a sus aliados para reunir apoyos.

El periódico estadounidense baraja que la maniobra de Corea sea un ardid para fortalecer su posición en las negociaciones con sus rivales, o simplemente una señal de que planea acelerar su programa armamentístico ahora que se lanza el proceso de sucesión de Kim Jong Il por su hijo Kim Jong-un.

El científico, Siegfried S. Hecker, un profesor de la universidad de Stanford, asegura que se quedó impresionado por la sofisticación de la planta, en la que vio "cientos y cientos" de centrifugadores que se operaban desde lo que llamó "una sala de control ultramoderna". Los coreanos le aseguraron que contaban con 2.000 centrifugadores operativos.

Hecker no reveló lo que había visto inmediatamente a su vuelta de Corea, la semana pasada. Esperó unos días y se puso en contacto con la Casa Blanca. La alarma fue inmediata. Expertos estadounidenses aseguran que en 2009, cuando revisaron por última vez instalaciones coreanas, estos centrifugadores no existían. Eso significaría que los coreanos han recibido ayuda externa para lanzar un plan tan ambiciosos en un tiempo tan corto.

EE UU se ha apresurado a revelar la información para crear la inquietud que considera necesaria para asegurar una acción inmediata. Sus diplomáticos están trabajando especialmente con China, principal aliado de Corea del Norte, para convencer a sus líderes que es necesaria una mediación con Pyongyang.

La tensión entre EE UU y Corea del Norte no ha dejado de aumentar en los últimos meses. Tras el hundimiento de un barco surcoreano que dio lugar a una serie de maniobras militares conjuntas en aguas del Mar de Japón, el régimen de Pyongyang advirtió de que estaba listo para "responder a las maniobras con una poderosa disuasión nuclear".