Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Halladas 25 toneladas de marihuana en un 'narcotúnel' entre México y EE UU

El pasadizo permitía trasladar la droga desde Tijuana hasta California, que el martes votó en contra de la legalización de esa droga

Casi 25 toneladas de marihuana en uno túnel de cerca de 600 metros, con sofisticados sistemas de iluminación, ventilación y raíles para transportar la mercancía entre Tijuana y California. Eso es lo que encontraron ayer las fuerzas de seguridad mexicanas y estadounidenses gracias a una llamada anónima, justo un día después de que en California los ciudadanos votaran en contra de legalizar la marihuana, un resultado que puso fin a una intensa campaña que fue seguida con gran interés dentro y fuera de las fronteras de EEUU. De hecho, el Gobierno de México ha mostrado su satisfacción por el rechazo a la legalización, un resultado que las autoridades mexicanas ya preveían. El ministro de Salud de México, José Angel Córdova Villalobos, ha celebrado el resultado y ha recordado que la legalización de esta droga causaría un daño "evidente" desde "el punto de vista sanitario".

Solo dos semanas antes del descubrimiento de este túnel se decomisaron en Tijuana otras 134 toneladas de marihuana, el mayor alijo de esta droga incautado en la historia de México.

En la operación hubo dos detenidos, un hombre estadounidense y su esposa mexicana. La pareja fue detenida en un puesto de control fronterizo al sur de California cuando conducían un remolque cargado con diez toneladas de hachís. En el lado mexicano se encontraron 4,49 toneladas de marihuana, mientras que en una zona de bodegas de la localidad estadounidense de Otay Mesa se localizaron alrededor de 20 toneladas. Las autoridades creen que el pasadizo llevaba en uso alrededor de medio año y en la zona, que fue acordonada por el Ejército mexicano, hay montículos de tierra que fue removida para la construcción del pasadizo.

Se trata de uno de los narcotúneles más grandes hallados hasta la fecha. El más largo se descubrió en 2006 y también comunicaba Otay Mesa con Tijuana, el principal punto de entrada de droga hacia California. Este tipo de pasadizos subterráneos son utilizados a menudo por grupos criminales para trasladar estupefacientes, armas o inmigrantes indocumentados entre EE UU y México.

18 cadáveres en una fosa al sur de México

Las autoridades mexicanas han hallado 18 cadáveres que estaban enterrados en una narcofosa utilizada por los carteles que operan en el país para ocultar los cuerpos de sus víctimas, ubicada en una huerta del municipio de Tunzingo, en el Estado de Guerrero, al sur.

Junto a los cuerpos se encontró también un mensaje escrito en una cartulina fluorescente y firmado por el Cártel Independiente de Acapulco, en el que se menciona al menos a siete personas que participaron en la matanza.

Según estimaciones de la Policía Forense, hace apenas una semana que los cuerpos fueron enterrados en esta fosa, de cuatro metros de ancho y dos de largo. Las víctimas vestían ropa de playa, por lo que las autoridades sospechan que pueden ser los 20 michoacanos que desaparecieron el 30 de septiembre en Acapulco, al sur. Estos hombres viajaban como turistas desde Michoacán a Guerrero y que fueron secuestrados a finales de septiembre, según un vídeo subido hoy a Internet por criminales. Los trabajos de búsqueda se realizan desde este martes, tras el hallazgo

de los dos cadáveres con el mensaje, pero hasta hoy han ido sacando de la fosa clandestina los cuerpos. Los presuntos criminales subieron hoy a Internet un vídeo donde aparecen dos hombres -al parecer las víctimas halladas ayer con el mensaje-

declarando a la cámara que habían matado a los "michoacanos" (presuntamente

los 20 turistas) por órdenes de un hombre llamado Carlos Montemayor, alias "El Charro" o "El Compadre". Visiblemente golpeado, uno de los dos hombres dijo que la orden era llevar a las víctimas a Cuernavaca (capital del vecino estado de Morelos), pero por la presencia militar se les pidió enterrarlos en Guerrero. El declarante afirma que todo se hizo porque el cartel de las drogas de La Familia Michoacana les "quitó la plaza de Altamirano". En Guerrero, desde hace unos meses, bandas rivales del crimen organizado libran una guerra sin cuartel por las plazas de Acapulco y Zihuatanejo, dos puntos turísticos de este estado. Una célula de Edgar Valdez Villarreal, alias "La Barbie", y miembros del cartel de Héctor Beltrán Leyva, "El General", se enfrentan por el control de este territorio del sur mexicano.Guerrero es vecino del estado de Michoacán, donde opera el sanguinario cartel de La Familia Michoacana.

El operativo de búsqueda se mantendrá activado al menos durante las próximas 24 horas, ante la posibilidad de que en el mismo lugar existan fosas similares y puedan ser localizados más cuerpos, informa el diario El Universal.

Más información