Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de muertos en más de una decena de explosiones en barrios chiíes de Bagdad

Varios coches bomba y explosivos en carreteras causan al menos 63 víctimas y heridas a 320 personas

Al menos 63 personas han resultado muertas por la explosión de más de una decena de artefactos en distintos barrios chiíes de la capital iraquí, Bagdad, según cuentas que maneja la BBC. En las explosiones también han resultado heridas al menos 320 personas. Según informaron fuentes policiales a Reuters, algunos de los explosivos fueron colocados a las puertas de cafés en barrios chiíes y en carreteras de acceso a la ciudad. Un cargo de la seguridad iraquí citado bajo anonimato por Los Angeles Times eleva a 110 la cifra de muertos.

"Han explotado diez coches bomba", ha explicado el general de división y portavoz de de las fuerzas de seguridad de Bagdad, Qassim al-Moussawi, "también había cuatro artefactos en las carreteras y dos bombas lapa". En el país, que continúa sin gobierno ocho meses después de las elecciones, aumenta el temor a que la insurgencia esté intentando elevar la tensión y reactivar la violencia sectaria. Este ataque es el tercer gran atentado en Irak desde el viernes, cuando 22 personas murieron por la explosión de un coche bomba.

El segundo gran ataque desde el viernes se produjo pocas horas antes. Militantes de Al Qaeda provocaron un baño de sangre en una iglesia cristiana de la capital iraquí. El secuestro de un centenar de fieles cristianos en una iglesia se saldó con 52 muertos y 67 heridos, entre policías y heridos, la mayoría durante el rescate.

El ministro iraquí de Defensa, Abdul Qader al Obeidi, calificó de "éxito" la operación, en la que también murieron ocho atacantes. El paisaje que mostraban las imágenes de televisión recordaban a los peores momentos de la guerra sectaria que vivó Irak entre 2005 y 2007: el esqueleto calcinado de un coche bomba, impactos de bala y metralla en las paredes, bancos derribados y restos de ropa y pertenencias abandonadas en el intento de ponerse a salvo.