Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de militares extranjeros muertos en Afganistán en 2010 roza los 600

A falta de dos meses, es el año con más víctimas desde el inicio de la guerra. - La cifra aumenta la presión sobre los países con tropas desplegadas

El número de militares extranjeros muertos en Afganistán en el año 2010 roza los 600, después del fallecimiento este domingo de un soldado de la ISAF, la misión de la OTAN en el país asiático. Esta cifra puede aumentar la oposición a la guerra en Occidente, que resulta muy incómoda para los Gobiernos que mantienen tropas, entre ellos España, con 1.500 militares.

La ISAF no facilitó detalles acerca de la muerte del soldado que eleva el número de caídos a 599. Sólo se conoce que fue víctima de una bomba artesanal en el sur del país, un arma rudimentaria pero efectiva que ha causado más de la mitad de los fallecimientos de este año.

A falta de dos meses para que acabe, 2010 es ya el año con mayor mortalidad, tanto para los soldados extranjeros como para los afganos y los civiles desde el inicio de la guerra, a finales de 2001. En todo 2009 murieron 521 militares extranjeros.

El aumento de bajas supone una contrariedad para el presidente de EE UU, Barack Obama, que ha prometido revisar la estrategia en Afganistán en diciembre, después de las elecciones en las que se renovará parte del Congreso dentro de dos semanas. Los demócratas se enfrentan a un varapalo debido al creciente escepticismo ciudadano. La situación en el país asiático también centrará la cumbre de la OTAN que se celebrará en Lisboa el mes próximo, con los socios europeos intentando justificando su compromiso en la misión ante sus opiniones públicas.

Los desacuerdos sobre la permanencia en el país asiático ya provocaron la caída del Gobierno holandés en febrero. También tuvo que dimitir en mayo el presidente alemán, Horst Köhler, debido a unas declaraciones en las que relacionaba la presencia militar de su país con intereses económicos. Mientras, Washington ha tratado de rebajar las expectativas de los logros que se pueden alcanzar en una guerra que dura ya nueve años.

Holanda terminó su misión oficialmente en agosto, después de una fuerte oposición pública a la guerra. Este mismo mes, Italia anunció, tras una emboscada en la que murieron cuatro de sus soldados, que comenzará la retirada el próximo verano. Por su parte, Canadá, el tercer país en número de bajas tras EE UU y Reino Unido, pondrá fin a la misión de combate en 2011.

En total, 2.169 militares extranjeros han muerto en Afganistán desde 2001, según la web www.icasualties.org, más de la mitad de ellos en los dos últimos años. De ellos, 1.348 son estadounidenses, 341 británicos y los 480 restantes, de otros 44 socios de la ISAF.