Las claves de la reforma de Sarkozy

- Dos años de trabajo más. La reforma de las pensiones retrasa la edad legal de jubilación de los franceses de los 60 a los 62 años. Para los trabajadores que no hayan cotizado el tiempo necesario para cobrar la pensión completa, la edad de jubilación pasa de 65 a 67 años.

- Más tiempo cotizado. El proyecto de ley, pendiente de aprobación en el Senado, amplía el tiempo de cotización necesario para cobrar la pensión completa de 40 a 41 años.

- Ahorro para las arcas públicas. El Gobierno calcula que la reforma permitirá al Estado un ahorro de 70.000 millones de euros a partir de 2018.

- Concesión insuficiente. Tras siete jornadas de protestas y a pesar de los disturbios, de los problemas de abastecimiento de gasolina y de la movilización estudiantil, la única concesión que el Gobierno ha hecho a las peticiones de los sindicatos es mantener la edad de jubilación a los 65 años para las madres de tres hijos y los padres de discapacitados.

Más información
Sarkozy: "Nadie tiene derecho a tomar como rehén a la economía de un país"
Los sindicatos franceses convocan nuevas protestas contra Sarkozy
Los sindicatos redoblan el combate y llaman a otras dos jornadas de huelga
"Vamos a seguir hasta la victoria"
El Senado francés aprueba la ley que retrasa dos años la jubilación
La policía desbloquea a porrazos la principal refinería de París
Tres refinerías votan volver al trabajo en Francia
Baja participación en las protestas tras la aprobación de la reforma en Francia
Las refinerías bloqueadas en Francia reanudarán su actividad
Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS