Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vicepresidente chino se perfila para suceder a Hu Jintao

Xi Jinping ha sido nombrado segundo del máximo órgano militar, un puesto clave para alcanzar el poder

El vicepresidente chino Xi Jinping ha sido nombrado hoy vicepresidente del máximo órgano militar chino, un puesto clave que le señala como posible sucesor de Hu Jintao, quien deberá abandonar la jefatura del partido a finales de 2012 y la Presidencia a principios de 2013.

El nombramiento de Xi como vicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC) del Partido Comunista de China (PCCh) se produjo al cierre de la quinta sesión plenaria del XVII Comité Central de la formación que gobierna el país asiático desde 1949, según ha informado la agencia oficial de noticias Xinhua.

La reunión ha concluido hoy a puerta cerrada en el Hotel Jinxi de Pekín y en la que participaron los principales 200 cargos, empresarios y poderes fácticos de China. Xi, de 57 años, es también uno de los nueve miembros del Comité Permanente del Politburó del PCCh.

Aunque las reuniones son secretas, algunos analistas cercanos al encuentro señalaron en los últimos días que el cónclave había cambiado el objetivo de la reunión, supuestamente "proseguir con la reforma y apertura política", por el aprobado hoy: el liderazgo del PCCh es la "garantía fundamental" para que China logre sus objetivos de desarrollo económico y social para el próximo lustro, según el comunicado emitido tras finalizar el encuentro.

La reunión se ha producido una semana después de que el disidente político encarcelado Liu Xiaobo recibiera el premio Nobel de la Paz por su labor en la defensa de los derechos humanos en China, un galardón que ha sido rechazado de forma frontal por el régimen.

"Debemos reforzar el trabajo destinado a mejorar la capacidad de gobierno del PCCh y mantener la naturaleza avanzada del Partido con el fin de promover la competitividad del mismo en el liderato del desarrollo económico y social del país", ha agregado comunicado.

Xi está apoyado por varias de las facciones más conservadoras de la formación, el Ejército y la del ex presidente Jiang Zemin, frente a la supuesta apertura de los actuales líderes, Hu Jintao y Wen Jiabao, aparentemente más liberales, aunque no en la práctica.

En estos cuatro días de encuentros secretos, los doscientos hombres fuertes de la segunda potencia económica aprobaron el próximo plan quinquenal, que entrará en vigor en 2011, bajo el lema de la "construcción de una sociedad moderadamente próspera", informa la misma fuente oficial.