Análisis:
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Europa mira al Este: no dejéis escapar a Turquía

La UE necesita a Turquía para incrementar su peso menguante ante los otros grandes actores del mundo y también para estabilizar el islam en el continente. La visión atractiva de Turquía como país al que no hay que dejar escapar fue ampliamente asumida en Europa mira al Este, una conferencia internacional que, bajo la dirección de Mijaíl Gorbachov, se celebró en Sofía el 7 y 8 de octubre. El evento había sido organizado por New Policy Forum, la entidad que dirige el ex presidente de la URSS, y la Fundación Slavyani de Bulgaria.

Con el tiempo, la UE necesitará más a Turquía que al revés, manifestó el ex primer ministro turco Mezut Yilmaz, según el cual Bruselas ha perdido los triunfos que podía ofrecer a Ankara en el pasado y sus recursos son insuficientes para la modernización turca. Turquía experimenta un vigoroso crecimiento económico, gracias a la diversificación de sus mercados en dirección a Rusia, China y Arabia Saudí y pese al descenso de las inversiones europeas, constató el político.

Según las previsiones del FMI, el PIB turco se incrementará en un 7,8% en 2010, lo que asegura una sólida recuperación frente a la crisis. Como otros de sus compatriotas,Yilmaz rechazó la "asociación privilegiada", la fórmula acuñada por la canciller alemana Angela Merkel para dar largas a Ankara, y acusó a la UE de no cumplir sus compromisos. Miembro asociado desde 1963, Turquía pidió el ingreso en la UE en 1987 y comenzó a negociarlo en 2005.

Las concepciones que Gorbachov lanzó hace más de dos décadas, para encauzar el fin de la "Guerra Fría", tales como la arquitectura de seguridad europea y la "casa común desde Vancouver a Vladivostok", cobran importancia ahora en la búsqueda de alianzas y constelaciones que den a UE una oportunidad de mantener su peso en un mundo en el que se afirman otros centros de poder, como China, India, Brasil o la misma Turquía. Los argumentos para reforzar los vínculos europeos con Turquía difieren de los argumentos a favor del reforzamiento de la relación de Rusia. El alegato proruso se centra hoy sobre todo en la seguridad y en las materias primas y el alegato proturco, en la política de democratización del primer ministro Recep Tayyip Erdogán, en su gestión del islam y en la política exterior creativa de Ankara, orientada hacia la solución de problemas en Irán y Oriente Medio.

Turquía posee una élite excelente y afirmó su prestigio en el mundo árabe, cuando se negó a prestar su territorio a EEUU para atacar a Irak, dijo Horst Mahr, director de la Sociedad de Política Exterior de Múnich, quien subrayó que en 2015 Turquía será la segunda economía de Europa. La UE y Turquía, dijo serían más que la suma de las partes, pero Europa carece de gobiernos valientes capaces de desarrollar una política proturca debido a los prejuicios y la falta de visión.

La UE tiene mucho que ganar de Turquía, afirmó, a su vez, Leonidas Chrysanthopoulos, secretario general de la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro. La Autopista de Circunvalación del Mar Negro, uno de los grandes proyectos de la OCEMN, se ve afectado por los conflictos no resueltos como el de Abjazia, que ocupa 210 kilómetros de costa de aquel mar. La localidad rusa de Sochi, que será escenario de los juegos olímpicos de invierno de 2014, se convierte así en un fin de trayecto, un callejón sin salida, para un proyecto integrador. Turquía puede contribuir a la búsqueda de soluciones para Abjazia por los vínculos históricos que tiene con aquella región que Georgia considera parte de su territorio y Rusia ha reconocido Estado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El político francés George Frêche se refirió a Turquía como un factor de estabilización del mundo musulmán en Europa, que evitaría la expansión de la radical Al Qaeda. Al alegato a favor de Turquía se sumó Federico mayor Zaragoza, el ex director general de la UNESCO, según el cual ese país debe ser lo más rápidamente posible parte de la UE. Pero Bruselas ha pasado del "cansancio" al "pánico" ante la ampliación, en opinión de Fedor Lukiánov, director de la revista Russia in Global Affairs. En Europa existe una xenofobia de nuevo tipo cuyas raíces no están en el ultraconservadurismo de Jean Marie Le Pen, sino en las ideologías liberales que se sienten amenazadas por el Islam. Si alguna ventaja ofrece el régimen autoritario ruso en comparación con la EU ante la xenofobia, esa es su mayor libertad frente a la opinión pública, señaló Lukiánov.

Para el ex presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, las amenazas interiores de Europa, como la xenofobia, la balcanización y la corrupción, son más fuertes que las amenazas exteriores. Según Gorbachov, Rusia está en un difícil periodo de transición desde el totalitarismo a la libertad y democracia. Es un proceso que tiene paros, rupturas y explosiones, pero "está en marcha". Según él, "es hora de "liberarse del miedo a Rusia" y de unir sus fuerzas con la UE y EEUU. "Esto no significa que vaya a crearse algo monolítico, sino elegir un camino y avanzar por él", explicó.

Por otra parte, la nueva relación ucraniano-rusa, que se ha iniciado con la llegada de Víctor Yanukovich a la presidencia de Ucrania este año, constituye otro factor de estabilización en Europa, según Anatoli Orel, director del Centro de Estudios Internacionales y Comparados de Kiev. Orel se refirió simbólicamente a la construcción del puente sobre el estrecho de Kerch (a la salida del mar de Azov) acordada recientemente por Yanukóvich y el presidente ruso Anatoli Medvédev.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS