Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fini acusa a Berlusconi de usar los servicios secretos contra él

El PDL y la Liga blindan las escuchas contra un diputado acusado de mafia

El choque entre Gianfranco Fini y Silvio Berlusconi se encarniza por vericuetos exóticos. La publicación en Il Giornale, el periódico de la familia Berlusconi, de una supuesta carta confidencial del ministro de Justicia de Santa Lucía (una pequeña isla y paraíso fiscal del Caribe) que revelaría que un apartamento en Montecarlo pertenece al cuñado de Fini, ha acentuado la inquina y la rotura entre los ex aliados.

La historia solo podía suceder en Italia. Il Giornale lleva desde el 29 de julio, día en que Berlusconi purgó a tres diputados finianos del PDL, acosando a Fini con la historia el apartamento monegasco. Según el diario, el partido Alianza Nacional que dirigía Fini heredó hace unos años de una vieja aristócrata simpatizante del fascismo un pisito de 70 metros en Mónaco. Ese apartamento ya no pertenece al partido y está actualmente alquilado a Giancarlo Tulliani, hermano de la actual compañera de Fini. El casero de Tulliani, según Il Giornale, son dos sociedades 'off shore' con sede en Santa Lucía.

Ayer, dos periódicos de la República Dominicana (La Nación y Listín Diario) y a continuación el popular blog italiano Dagospia publicaron una supuesta carta confidencial firmada por el ministro de Justicia de Santa Lucía en la que este afirma que el dueño de esas dos sociedades 'off-shore' es el propio Tulliani.

El cuñado de Fini ha negado hoy categóricamente tal cosa. Y los finianos han montado en cólera, acusando a Berlusconi de haber utilizado los servicios secretos italianos y "enormes cantidades de dinero en Italia y el extranjero a fin de producir y difundir documentación falsa", según ha dicho Carmelo Briguglio, hombre muy cercano a Fini y miembro de la comisión parlamentaria que supervisa a los Servicios secretos, el Copasir.

Briguglio ha anunciado que pedirá a Massimo D'Alema, presidente del Copasir, que la comisión "analice la publicación de documentos di dudosa autenticidad, si no falsos, formalmente atribuidos a autoridades de estados extranjeros con el objeto de alimentare la campaña escandalosa contra el tercer alto cargo del Estado italiano".

Fini ha definido la operación como "una cerdada", y ha dado orden a sus embajadores de frenar de inmediato el diálogo con los enviados de Berlusconi sobre el escudo judicial que ambos estaban ultimando para llevar al Parlamento y asegurar así que el Gobierno agote la legislatura.

Mientras tanto, en el Parlamento, los votos del Pueblo de la Libertad y la Liga del Norte, la Cámara del Parlamento italiano ha rechazado hoy la petición de un juez de Nápoles que solicitó utilizar las escuchas policiales realizadas a Nicola Cosentino, ex secretario de Estado de Economía y coordinador regional campano del PDL. Cosentino está acusado de colaboración mafiosa con el sanguinario clan de los Casaleses. La oposición ha definido el voto contrario como "un acto inaceptable y vergonzoso".

La votación, secreta por deseo del PDL, ha sido la primera prueba de fuego para la demediada mayoría de Gobierno, que ha salido airosa gracias a las ausencias de 36 diputados. La alianza PDL-Liga ha sumado 308 votos contra la petición de las escuchas, por 285 votos a favor del permiso. La mayoría numérica en la Cámara son 316 diputados, pero PDL y Liga suman solo 298.

Aunque no se ha podido determinar si los 35 finianos de Futuro y Libertad por Italia (FLI) han votado con la mayoría, el portavoz del grupo rebelde ha afirmado que han votado de forma "compacta" con la oposición.