Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia expulsa a otros 300 gitanos romanís

El 48% de los franceses apoya las repatriaciones, según una encuesta publicada hoy

Francia ha expulsado hoy a 283 gitanos romanís en dos vuelos que ya han llegado a Bucarest (Rumania). El 48% de los franceses aprueba el proceso de deportación impulsado por el presidente de la república, Nicolas Sarkozy, según una encuesta de la empresa demoscópica CSA encargada por el diario Le Parisien.

Con los pasajeros de los vuelos que han salido hoy de París y Lyon, ya son 8.131 los gitanos que han sido expulsados de Francia este año, frente a los 9.875 de todo 2.009. Los destinatarios del llamado programa de retorno voluntario francés reciben 300 euros por dejar el país, y 100 euros por cada hijo que tengan. Muchos aseguran que volverán a Francia en cuanto puedan, según Reuters, y como ciudadanos de la Unión Europea tienen todo el derecho a hacerlo, aunque necesitarán un contrato de trabajo para poder quedarse más de tres meses.

Las expatriaciones de hoy responden a las intenciones manifestadas ayer por el ministro de Inmigración francés, Eric Besson, de "acelerar las expulsiones de búlgaros y rumanos" residentes en Francia. Velentin Mocanu, secretario de Estado de Rumania encargado de las cuestiones relacionadas con los gitanos romanís, que está en visita oficial en París, ha solicitado a las autoridades francesas un esfuerzo para mejorar la comunicación "para ayudar a la sociedad civil a entender mejor la situación" de esta población, y evitar brotes de racismo y xenofobia.

Mocanu, en respuesta a la petición de Francia de mejorar la integración de los gitanos, ha asegurado en una rueda de prensa tras reunirse con varios ministros franceses que "se pondrán en marcha medidas inmediatas para ayudar a las familias a establecerse" y ha prometido acciones más amplias en áreas como la salud, el empleo y la educación.

Críticas a las expulsiones

El Gobierno de Sarkozy ha recibido fuertes críticas internacionales -de la ONU, la Comisión Europea, el Consejo de Europa y el Vaticano- y de partidos de derecha e izquierda franceses, incluyendo a algunos miembros del UPM, su propia formación, por su política de expulsión. El diputado de este partido Bernard Debré ha criticado sobre todo la forma en que se están produciendo en declaraciones recogidas por el diario Libération: "Cuando vemos a las fuerzas del orden (...) que acaban de destruir las caravanas, y a los niños, que a veces separan de sus padres, es inaceptable".

El ministro de Interior, Brice Hortefeux, justifica las acciones contra los gitanos por el aumento de la tasa de delincuencia entre los inmigrantes rumanos en la región parisina, del 138% en 2009 (3.151 delitos frente a 1.323 en 2008). Le dan la razón el 48% de franceses que apoya estas medidas, mientras el 42% de los encuestados se opone, y un 10% no ha contestado. Los simpatizantes de la derecha (70%), y de la extrema derecha (83%) las apoyan ampliamente, mientras un 61% de simpatizantes de la izquierda las rechaza (de entre ellos, un 65% se declara cercano al partido socialista y un 83% al comunista).

La publicación hoy de estos polémicos resultados coincide con la presentación de un informe del colectivo Romeurope, que denuncia que esta política represiva "acentúa la precariedad a la vez que favorece los comportamientos racistas y xenófobos" hacia los gitanos romanís.