Rusia anuncia que pondrá en marcha la primera planta nuclear de Irán

La central de Busherh comenzará a cargar combustible el 21 de agosto

La polémica central nuclear de Bushehr, en Irán, entrará en funcionamiento dentro de una semana, el sábado 21 de agosto. Así lo anunció hoy Serguéi Nóvikov, el portavoz de Rosatom, la corporación estatal rusa para energía atómica.

Estados Unidos ha mostrado en repetidas ocasiones su preocupación por la construcción de la planta de Bushehr, y por las intenciones rusas de construir otros cinco reactores nucleares en Irán en los próximos 10 años. Washington teme que tras los planes de Teherán de desarrollar la energía atómica civil se escondan otros que tendrían como fin obtener armas nucleares. Irán niega que pretenda fabricar bombas atómicas, pero no ha cumplido con todas las exigencias del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), lo que a su vez ha provocado la aplicación de nuevas sanciones contra el régimen de los ayatolás.

Más información
El ciclo del combustible nuclear
Rusia abandona sin dar explicaciones un proyecto científico internacional con sede en Moscú

Moscú, que ha tratado de tranquilizar a Washington por lo menos en lo que a la central de Bushehr se refiere, sostiene que las últimas sanciones adoptadas contra Irán no afectan a esta planta. El combustible para su funcionamiento es enviado desde Rusia y posteriormente, una vez utilizado, regresará a este país.

El reactor de Bushehr tiene un coste aproximado de 1.000 millones de dólares (770 millones de euros), lo que en gran medida explica que el Kremlin se haya resistido a las presiones de Estados Unidos para abandonar el proyecto. Está por verse si, después de que comience a funcionar Bushehr, Rusia seguirá realmente adelante con los planes de ayudar a los iraníes a construir otras centrales nucleares.

Hay que reconocer que los rusos dieron largas al proyecto de Bushehr, planta que debería haber comenzado a dar electricidad, según los planes iniciales, ya en 1999. Después se aseguró que estaría completada en 2003, pero han tenido que pasar otros siete años para que esto se convirtiera en realidad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Además, Moscú ha congelado prácticamente la venta a Irán de sistemas antiaéreos defensivos S-300 -los mismos que el Kremlin acaba de instalar en Abjazia-, que el régimen de los ayatolás quería desplegar junto a sus centrales nucleares para defenderlas de posibles ataques. No hay que olvidar que Israel bombardeó, el 7 de junio de 1981, la planta Osirak construida por los franceses cerca de Bagdad. Y lo hizo ante el temor de que Sadam Husein pudiera obtener armas nucleares.

En Irán, Mahmud Jafari, alto funcionario en Bushehr, señaló por su parte que todas las pruebas han sido realizadas y que la central está ya lista para entrar en funcionamiento. Pero en la práctica lo que se hará el sábado 21 es cargar el combustible, con lo que Bushehr pasará a ser oficialmente a partir de entonces una instalación nuclear. Para que esté funcionando plenamente pueden pasar seis meses más.

Un trabajador, durante las obras de construcción de la planta nuclear de Bushehr, situada al sur de Irán.
Un trabajador, durante las obras de construcción de la planta nuclear de Bushehr, situada al sur de Irán.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS