Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asociaciones marroquíes anuncian una campaña de boicoteo a Melilla durante todo agosto

El boicoteo es sobre el pescado, las frutas y las hortalizas, aunque se ha aliviado con el paso de nueve furgonetas que abastecen a pequeños comercios.- Los organizadores mantienen su intención de extender el bloqueo a los materiales de construcción e incluso a la entrada de las empleadas del hogar

Melilla ha sufrido hoy un día de desabastecimiento. Ni frutas ni verduras ni pescado. La falta de productos frescos en la ciudad autónoma se ha debido a la acción de activistas marroquíes pertenecientes al Comité Nacional para la Liberación de Ceuta y Melilla y a la Coordinadora de la Sociedad Civil en el Norte de Marruecos, que han bloqueado desde la pasada noche y hasta poco antes del fin del ayuno del ramadán la entrada -que no la salida- de camiones con esos productos. La protesta es sólo el preámbulo de lo que se avecina: ambas entidades anunciaron por la tarde que daban por concluido el boicoteo fronterizo pero anunciaron que mantendrán la presión sobre Melilla durante todo el mes de agosto, con el bloqueo selectivo a la entrada de productos e incluso de personas.

El boicoteo ha sido organizado en respuesta a supuestas agresiones cometidas por la Policía española en la frontera y que han motivado una cascada de protestas por parte de Marruecos.

Tres cuartas partes de los puestos de los mercados de la ciudad se encuentran cerrados y hoy solo han podido abrir los que tenían género de ayer. Los organizadores mantienen su intención de extender el bloqueo a los materiales de construcción el lunes. El bloqueo se ha aliviado parcialmente con el paso, después del mediodía, de nueve furgonetas de particulares cargadas con fruta y verdura para abastecimiento de pequeños establecimientos, aunque no se ha permitido el paso de los camiones con las mismas mercancías. El bloqueo comenzó a perder rigor tras el cierre de los mercados pero se mantuvo hasta entrada la tarde.

"Ningún camión de marisco y pescado llegó a entrar, pero ninguno se acercó a la frontera, porque habían sido avisados de la naturaleza de la protesta", dijo a Efe el líder de las organizadoras del boicoteo Munaim Shauki, quien añadió que se pretendía impedir el tráfico en el momento de más movimiento de vehículos de transporte. Pero la campaña va a seguir durante todo el mes de agosto. Shauki señaló que se prevé volver a impedir la entrada de pescado, marisco, fruta y verduras a Melilla desde el próximo miércoles hasta el sábado siguiente, mientras que desde el próximo lunes y durante los siguientes 15 días se bloqueará además la llegada de cemento y ladrillo. Incluso se plantean impedir la entrada de las asistentas del hogar.

"No hay pescado, nos dijeron que a las doce dejaban pasar, pero nada, lo que hay es lo de ayer y cuando se termine no hay más", se lamentaba hoy Mounian, que tiene no más de dos kilos de salmonetes para vender. Los pescaderos, de origen bereber, desean una solución inmediata "ya que es un conflicto que afecta a todos, tanto a familias españolas como marroquíes, que viven de la economía del día a día", cuenta Amiomon. Otros son más optimistas y piensan que "esta noche se va a solucionar porque esto debe solucionarlo entre Zapatero y Mohamed VI", comenta Mustafa que dice una y otra vez a sus clientes: "No hay tomates".

A última hora de la mañana, un grupo de pescaderos que trataba de saltar la barrera de los que estaban boicoteando la llegada de mercancías en el paso internacional de Beni-Enzar, se ha dirigido hacia otro de los puestos fronterizos, el de Farhana, para pedir que les dejasen pasar por allí la mercancía. Dicho paso es solo para viajeros, no mercancías, pero las autoridades españolas lo han habilitado de forma excepcional con la presencia de un veterinario y un inspector de sanidad para que todo el que llevase su mercancía pudiese pasarla hasta Melilla. Sin embargo, no se sabe si por presiones de los activistas, ninguno ha concluido la transacción.

Marruecos exporta legalmente a Melilla a través de una aduana comercial pescado, frutas, hortalizas y materiales de construcción. 35.000 marroquíes cruzan diariamente la frontera para trabajar o vender productos en España.

El bloqueo comenzó a las seis de la mañana cuando se presentaron miembros de la Coordinadora de la Sociedad Civil del Norte de Marruecos para impedir el paso de pescado, frutas y hortalizas. La situación en la frontera en estos momentos es tranquila. "El bloqueo está funcionando, la frontera está en calma y la policía ha reducido su presencia", ha relatado a EL PAÍS Mounaim Chaouki, que preside la Coordinadora. Los ciudadanos de Marruecos que introducen mercancías en su coches también han optado por no pasar género por la frontera, no se sabe si por solidaridad o como medida de precaución. Ahora la amenaza de bloqueo pende sobre los materiales de construcción que según contaba Chaouki ayer sufrirán "a partir del lunes un boicot durante al menos 15 días".

Este bloqueo se produce a pesar de la charla que mantuvieron ayer los monarcas de España y Marruecos . Don Juan Carlos quiso calmar la tensión en la relación bilateral entre ambos países que surgió hace casi un mes. La charla tuvo como objetivo solucionar los "malentendidos o pequeños problemas" entre los dos países para no "perturbar el excelente clima" de la relación, según fuentes de la Casa del Rey. De la portada de la página web de la agencia de prensa oficial marroquí (MAP) han desaparecido todas las noticias críticas con España. Llegaron a publicarse hasta diez simultáneamente. Ahora sólo figura la de la entrevista telefónica entre ambos reyes.