Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Kirguizistán denuncia una intentona golpista

Las autoridades detienen al opositor Urmat Barykbasov y dispersan a unos 1.500 manifestantes

Las autoridades de Kirguizistán han dispersado a unos 1.500 seguidores del opositor Urmat Barykbasov y han detenido a este controvertido político, al que acusaron de planear una intentona golpista y de querer desestabilizar el país. Según un portavoz del Gobierno provisional que encabeza la presidenta Rosa Otunbáyeva, también han sido detenidos una veintena de manifestantes.

Baryktabasov es un empresario, que intentó presentarse a las elecciones presidenciales de 2005, aunque no pudo debido a que tiene pasaporte kazajo, aunque él es de etnia kirguís. Tras la violencia desatada entonces y el ascenso de Kurmanbek Bakíev al poder, Baryktabasov se fue de Kirguizistán y no volvió hasta la caída de Bakíev en abril pasado .

Otunbáyeva, que ha logrado que el país apoye su reforma constitucional, lleva estos cuatro meses luchando para establecer las bases de su poder en este pequeño país centroasiático y conducirlo pacíficamente a la celebración de elecciones democráticas en octubre. No lo tiene fácil. Ya tuvo que hacer frente, en junio pasado, a un violento choque entre kirguises y uzbecos, en el sur del país, alentado por el depuesto Bakíev.

Desde primeras horas de la mañana, los manifestantes congregados ante el Parlamento en Bishkek, han pedido que Baryktabasov se pusiera al frente del Gobierno. Las fuerzas de seguridad kirguises utilizaron salvas de fogueo y gases lacrimógenos para dispersar, a unos 15 kilómetros de la capital, a otras 2.000 personas llegadas en autobuses desde todo el país para sumarse a la manifestación. También han actuado contra varios centenares congregados en Balikchi, una ciudad situada a orillas del lago Isik Kul, que pretendían llegar a Bishkek.

Fuentes gubernamentales kirguizes han denunciado que Baryktabasov es buscado por las autoridades kazajas por fraude, lo que no ha sido confirmado por el Gobierno kazajo.