La ex contable de L'Oréal asegura que Bettencourt dio 150.000 euros para financiar la campaña de Sarkozy

Según Claire T., fue el gestor financiero de la mujer más rica de Francia quien le pidió en marzo 2007 que dispusiera de esa cantidad para apoyar la candidatura del actual presidente

La mezcla de mucho dinero, poder político y odios familiares en que hasta ahora consistía el caso L'Oréal se ha transformado de repente en un explosivo e incontrolable asunto de financiación del partido y de la campaña electoral del presidente de la República, Nicolas Sarkozy, y amenaza con desestabilizar su Gobierno. La ex contable de la millonaria Liliane Bettencourt (heredera del imperio L'Oréal, de 87 años) aseguró ayer en su declaración a la policía y repite ahora en una entrevista al periódico digital Mediapart que 150.000 euros en efectivo procedentes de la fortuna de la anciana fueron a parar en 2007 a los fondos de la campaña electoral de Nicolas Sarkozy, cuyo tesorero era el actual ministro de Trabajo, Eric Woerth. La esposa de Woerth entró meses después a trabajar como asesora financiera de Bettencourt, acusada de regentar opacas cuentas suizas sin declarar.

Más información
El Dandi y la millonaria
La millonaria, el mayordomo, el dandi y el ministro
El Elíseo apoya a la dueña de L'Oréal en el pleito con su hija
Guía de personajes del culebrón L'Oréal

Claire T. asegura en esta entrevista que el gestor de la fortuna persona de la anciana, Patrice de Maistre, le solicitó en marzo 2007 que dispusiera, como contable, de 150.000 euros para la campaña de Sarkozy. La contable respondió que ella sólo tenía autorización para extraer 50.000 euros de los fondos de la anciana. De Maistre, siempre según la ex contable, consiguió los otros 100.000 de las cuentas suizas de Bettencourt. "Después, De Maistre me dijo que iba a cenar con Woerth para entregárselos discretamente, y que la cena era ya mismo", asegura la ex contable.

Claire T. también mantiene que Sarkozy recibió sumas de dinero regulares y en efectivo procedentes de la fortuna de la anciana, desde 1983 a 2000, cuando el actual presidente de la República era alcalde de Neuilly, la localidad de las afueras de París donde está enclavado el palacete en que vive Bettencourt.

Un portavoz del Elíseo ha asegurado a la agencia France Presse que esto último "es completamente falso". Con respecto a los 150.000 euros, añade: "Parece también falso, pero hay que preguntar a Woerth". Un portavoz del Gabinete de Woerth también se ha apresurado a desmentir esta información.

Dada la gravedad de los hechos denunciados, el portavoz parlamentario de la UMP, el partido de centro derecha de Sarkozy, Jean-François Copé, considera que el presidente de la República debe dirigirse a los franceses para "poner las cosas en perspectiva".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Liliane Bettencourt es la mujer más rica de Francia, heredera del imperio L'Oréal, con una fortuna de 17.000 millones de euros. A raíz del escándalo se ha descubierto que escondía dos cuentas opacas en Suiza que, según promete, va a recolocar en Francia. Con 87 años, sorda y aislada, no se habla con su única hija, Françoise, a causa de la denuncia que ésta interpuso contra su amigo, el fotógrafo François-Marie Banier. La millonaria apareció el viernes en televisión: aparentemente lúcida a pesar de la sordera, se fue por la tangente a la hora de responder sobre su presunto delito de evasión fiscal. A la pregunta de si entendía que la opinión pública se extrañara alarmara cuando se enteró de que había hecho regalos a un amigo por más de 1.000 millones de euros, respondió, algo despectiva: "Sí, lo entiendo; ¿Y qué pasa?"
Liliane Bettencourt es la mujer más rica de Francia, heredera del imperio L'Oréal, con una fortuna de 17.000 millones de euros. A raíz del escándalo se ha descubierto que escondía dos cuentas opacas en Suiza que, según promete, va a recolocar en Francia. Con 87 años, sorda y aislada, no se habla con su única hija, Françoise, a causa de la denuncia que ésta interpuso contra su amigo, el fotógrafo François-Marie Banier. La millonaria apareció el viernes en televisión: aparentemente lúcida a pesar de la sordera, se fue por la tangente a la hora de responder sobre su presunto delito de evasión fiscal. A la pregunta de si entendía que la opinión pública se extrañara alarmara cuando se enteró de que había hecho regalos a un amigo por más de 1.000 millones de euros, respondió, algo despectiva: "Sí, lo entiendo; ¿Y qué pasa?"EPA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS