Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 21 personas en enfrentamientos entre 'narcos' en el norte de México

Los sicarios de los cárteles de las drogas de Sinaloa y de los Beltrán Leyva se enfrentan en el Estado de Sonor

Un enfrentamiento hoy en una zona rural del norteño Estado mexicano de Sonora entre presuntos traficantes de drogas y de indocumentados ha dejado 21 muertos y nueve detenidos, seis de ellos heridos, según informa una fuente oficial.

El enfrentamiento ocurrió en un camino vecinal, a unos 20 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, ha dicho José Larrinaga, portavoz de la Fiscalía de Sonora. Horas antes la Policía Estatal Investigadora (PEI) de Sonora había informado de los choques pero solo mencionaba "varios muertos", sin precisar la cifra.

El enfrentamiento se dio en la madrugada de este jueves entre grupos de presuntos traficantes de indocumentados y de drogas, en un camino vecinal de la zona rural, entre Tubutama y Saric, Sonora, estado fronterizo con EE UU. Agentes estatales y federales así como soldados "realizan un operativo en la zona, debido a que se presume que los participantes en los hechos huyeron en diferentes direcciones", ha dicho la PEI.

Según la prensa local, el control de la zona es disputada por sicarios de los cárteles de las drogas de Sinaloa y de los Beltrán Leyva, dos de los más violentos de México.

La ola de violencia en México ha dejado en los últimos cuatro años más de 25.000 muertos. Oficialmente se reconoció a principios de abril que la cifra era de 22.743 desde diciembre de 2006 a marzo de este año.

La prensa local, que lleva un recuento extraoficial de los crímenes atribuidos a la delincuencia organizada, señala que en los últimos tres meses se ha informado de más de 3.000 muertes. Solo en junio la cifra llegó a 1.200, convirtiéndose en el mes con más muertes atribuidas al crimen organizado en los últimos cuatro años.

El narcotráfico tiene a México contra las cuerdas. El asesinato del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al Gobierno de Tamaulipas y el secuestro, desde hace 48 días, de Diego Fernández de Ceballos, uno de los políticos más poderosos del país, ponen de manifiesto de manera dramática el poder del crimen organizado y la debilidad del Gobierno de Felipe Calderón.