Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El OIEA prepara un informe sobre el arsenal atómico israelí

Israel no está sujeto a las exigencias del organismo al no ser signatario del Tratado de No Proliferación

Yukiya Amano, director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), ha anunciado que está preparando un informe sobre Israel. Será presentado en septiembre en la conferencia general de la agencia, de la que se espera la primera resolución que emite la organización sobre Israel desde 1991.

"El informe de Irán no es de la misma naturaleza que el de Israel", ha aclarado Amano. En el caso iraní, la agencia atómica hace un seguimiento del programa nuclear mediante inspecciones efectuadas en sus instalaciones nucleares y se analiza hasta qué punto la República islámica está cumpliendo o no con el Tratado de No Proliferación (TNP).

Israel no está sujeto a las mismas exigencias dado que -al igual que India, Pakistán y Corea del Norte- no es signatario del TNP. Esto implica que no tiene la obligación de permitir el acceso de inspectores ni tiene que rendir cuentas de su supuesto programa nuclear (hasta ahora nunca ha confirmado ni negado estar en posesión de armas atómicas).

Amano ha explicado que el informe sobre Israel será un resumen de las posiciones de los 151 miembros del OIEA. Según fuentes de esta organización, las opiniones entre los diversos miembros se espera que sean muy divergentes. "Ya he recibido las cartas de 17 Estados miembros y espero hasta septiembre que me comuniquen los demás si tienen puntos de vista sobre el tema". El "tema", que fue planteado ante todo por países árabes, se centra en la posibilidad de instar a Israel a incorporarse al Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Irán es el asunto más candente en la asamblea de la Junta de Gobernadores del OIEA -órgano ejecutivo de la organización-, que ha comenzado este lunes. Las potencias mundiales, sobre todo EE UU, sospechan que el Gobierno de Teherán está intentando fabricar la bomba atómica, razón por la que urgen a que se refuercen las sanciones contra el Gobierno de la República Islámica, decisión que podría tomar la próxima semana el Consejo de Seguridad e la ONU.

Según palabras de Amano, Irán es un caso "especial" porque "tiene que confirmar que su programa nuclear está destinado a uso pacífico, pero hasta ahora no lo ha hecho". En el informe del OIEA dado a conocer la semana pasada, se constata que Irán ha aumentado su producción de uranio enriquecido, en lugar de suspenderla tal y como le exigen varias resoluciones del Consejo de Seguridad. En abril, el Estado iraní disponía ya de 5,7 kilogramos de uranio enriquecido al 20% y si se elevara su pureza al 90% el material podría utilizarse para fines militares.

Como alternativa, el OIEA había lanzado la idea de controlar el suministro de uranio enriquecido proporcionando a Irán desde el extranjero el combustible nuclear que necesite para uso civil. El pasado octubre, Teherán rechazó esta propuesta según el plan presentado por EEUU, Rusia y Francia. Pero en mayo aceptó un plan similar en un pacto con Brasil y Turquía, que EE UU considera una estratagema. El director del OIEA ha sido informado sobre los detalles del pacto de Irán con Brasil y Turquía .