Obama y la gobernadora de Arizona no logran acercar posiciones

El presidente de EE UU critica la ley de inmigración de este Estado porque pone a hispanos "potencialmente en situación injusta"

La reunión mantenida entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, no ha servido para acercar posturas acerca de la polémica ley de inmigración aprobada por ese Estado, que facilita la detención y expulsión de extranjeros y que ha sido calificada por la Casa Blanca de "desencaminada". Brewer y Obama tan sólo han acordado "colaborar" para resolver el problema.

"Confío en que vaya a producirse un diálogo mucho mejor", ha afirmado Brewer en rueda de prensa a la salida de su encuentro con el presidente, que ha durado sólo media hora. En este encuentro, Obama ha instado a la gobernadora a que suavice la ley, que entrará en vigor el 29 de julio, a lo que Brewer se ha negado apelando a la seguridad de los ciudadanos. "Opino que los estadounidenses quieren que sus fronteras sean seguras", ha afirmado la gobernadora, que ha añadido que las cuestiones relativas a los inmigrantes quedan en un segundo lugar con respecto a esta primera preocupación. Brewer ha subrayado que en el encuentro, que ha calificado de "muy, muy cordial", se trató de forma superficial la posibilidad de que el Gobierno estadounidense interponga un recurso para impedir la entrada en vigor de la ley.

Más información
Obama condena ante Calderón la ley de inmigración de Arizona
La valla que corta el desierto de Sonora
Inmigrantes no, gracias
México recurre la ley de inmigración de Arizona
Arizona adopta una ley que criminaliza a los 'sin papeles'
La ley de Arizona fuerza a Estados Unidos a acelerar la reforma migratoria
El Ejecutivo español afirma que la ley de Arizona es "moralmente reprobable"
Caza a los 'sin papeles' en Arizona
La ley antiinmigración de Arizona desata un boicoteo en Estados Unidos
"Esta tierra es nuestra tierra"

"50 leyes distintas en 50 estados"

Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, ha dicho sobre esta reunión que se debería producir de forma simultánea una reforma de seguridad que garantizara la impermeabilidad de las fronteras y una reforma migratoria integral. Tras la reunión, Obama concedido una entrevista concedida al programa Larry King Live, de la cadena CNN, en la que ha reiterado su oposición a una normativa que "pone a ciudadanos estadounidenses con aspecto de hispanos, que son hispanos, potencialmente en una situación injusta". "Aunque entiendo la frustración de los habitantes de Arizona en lo que respecta al flujo de inmigrantes indocumentados, no creo que ésa sea la manera de resolverlo", ha subrayado.

La ley aprobada por Arizona ha sido duramente criticada por numerosos gobiernos e instituciones latinoamericanas, especialmente en México, ya que consideran que es racista y dirigida específicamente contra la población de origen latino. Por su parte, los partidarios de esta medida la defienden afirmando que es necesaria para mantener la seguridad en Arizona, el principal punto de entrada de inmigrantes de la extensa frontera entre México y Estados Unidos y donde argumentan se ha producido un aumento de la criminalidad ligada a la presencia de extranjeros.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Obama insiste en que el problema de la inmigración ilegal debe resolverse a nivel federal, porque si no "se crea la perspectiva de 50 leyes distintas en 50 estados" sobre la inmigración. Hasta el momento, más de una veintena de estados se plantean adoptar medidas como la de Arizona, que según las encuestas cuentan con el apoyo de la mayoría de los estadounidenses. Según ha dicho el presidente a la CNN, el Gobierno federal debe colaborar con los estados fronterizos para conseguir la seguridad de la línea de demarcación con México. Obama ha recordado que acaba de ordenar el despliegue de 1.200 soldados de la Guardia Nacional a la frontera, así como 500 millones de dólares más para protegerla.

El presidente ha subrayado que la solución definitiva, no obstante, no podrá lograrse hasta que no se obtenga una reforma exhaustiva del sistema de inmigración,"y eso es lo que tenemos que hacer". Obama ha ordenado al Departamento de Justicia que examine la ley de Arizona para determinar si la medida es anticonstitucional. En la entrevista, el presidente no ha querido comentar si había hablado con Brewer sobre la posibilidad de llevar la ley ante los tribunales. "Es una tarea para el Departamento de Justicia y me he comprometido desde el principio a no presionar cuando se toman este tipo de decisiones", ha agregado.

<p class="figcaption estirar"><span class="titulo"><a href="http://www.elpais.com/multigalerias/cultura/nueva/lucha/derechos/civiles/EE/UU/20100530elpepucul_3/Zes">VIDEOGALERIA: La nueva lucha por los derechos civiles en EE UU</a></span>Vídeo: CRISTÓBAL MANUEL
Barack Obama charla con Jan Brewer en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington.
Barack Obama charla con Jan Brewer en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS