Arizona adopta una ley que criminaliza a los 'sin papeles'

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, promulgó ayer una ley que convierte en delito la inmigración ilegal en el Estado norteamericano, fronterizo con México, y permite a la policía detener a cualquier persona si hay "sospecha razonable" de que es inmigrante indocumentado.

"Es un arma más para atajar un problema que el Gobierno federal se ha negado a resolver", dijo Brewer, del Partido Republicano, al firmar la ley.

El presidente Barack Obama ha criticado duramente la medida por considerar que cuestiona "las nociones básicas de igualdad que estimamos como estadounidenses, así como la confianza entre la policía y nuestras comunidades, tan importante para garantizar nuestra seguridad".

Más información
Los hispanos marchan contra la xenofobia
Obama mandará 1.200 soldados de la guardia nacional a la frontera con México
Obama y la gobernadora de Arizona no logran acercar posiciones
Obama impulsa la reforma migratoria
Los hispanos ven una oportunidad histórica de ganar influencia política en EE UU

En virtud de esta ley, la policía de Arizona podrá detener a cualquiera por una simple sospecha de clandestinidad. Hasta ahora, no podía preguntar a un individuo por su situación legal salvo si era sospechoso de haber cometido un delito.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS