Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OIEA manifiesta su preocupación por el avance del programa nuclear de Irán

La agencia atómica de la ONU cree que Teherán puede estar intentado fabricar armas atómicas aunque reconoce que ha mejorado la cooperación

La OIEA manifiesta su preocupación por el avance del programa nuclear de Irán
EL PAÍS

Irán está ampliando su producción de uranio altamente enriquecido. En un nuevo informe, Yukiya Amano, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), manifiesta su preocupación por el avance del programa nuclear iraní, a la vez que admite que el Gobierno de Teherán ha mejorado la cooperación técnica con la agencia atómica de la ONU.

El OIEA ha sido informado por Teherán sobre el aumento de su fabricación de combustible nuclear. En abril, en la central de Natanz, los expertos iraníes consiguieron de una primera cascada de centrifugadoras la producción de al menos 5,7 kilogramos de uranio enriquecido a un nivel del 19,7%. Al mismo tiempo han permitido el acceso frecuente y sin previo aviso de inspectores del OIEA. Según las autoridades iraníes, el uranio altamente enriquecido está destinado a un reactor nuclear de investigación médica. Pero ni estos argumentos ni la apertura a las inspecciones logran disipar las sospechas de la comunidad internacional, que teme que los expertos iraníes estén intentando enriquecer uranio en un 90% a fin de fabricar armas atómicas.

En su informe, Amano comunica que el OIEA "continúa preocupado por la posible existencia de actividades nucleares no declaradas, ya sea en el pasado como en el presente, en las que estén involucradas organizaciones militares, incluyendo actividades relacionadas con el desarrollo de una carga nuclear para misiles".

Irán sigue violando las resoluciones de la ONU

Según el director de la agencia atómica, Irán sigue violando las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, así como las de la Junta de Gobernadores del OIEA, en las cuales, entre otras reclamaciones, se insta al Gobierno de la República Islámica a suspender la fabricación del combustible nuclear.

El Gobierno de la República Islámica no ha cedido. En lugar de suspender la producción de uranio enriquecido, la ha ampliado. Hoy, el OIEA contabiliza en territorio iraní 2.427 kilos de uranio enriquecido a menos del 5%. Este es el tipo de material que, según el pacto de Irán con Brasil y Turquía, podría ser enviado a Turquía para recibir a cambio uranio altamente enriquecido en otro país. El proyecto prevé un intercambio 1.200 kilos de uranio iraní poco enriquecido por 120 kilogramos del mismo material enriquecido en alta concentración.

La idea de proveer de forma custodiada desde el extranjero el combustible nuclear requerido por Irán para fines civiles fue lanzada en 2009 por Mohamed El Baradei, el antecesor de Amano en la dirección del OIEA. Ahora, el pacto nuclear de Teherán con Brasil y Turquía, es considerado por la secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton una estratagema de Irán para ganar tiempo.