Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reabren los aeropuertos de Heathrow y Gatwick aunque con restricciones

Los dos aeropuertos londinenses limitan la llegada de aviones y registrarán importantes retrasos a lo largo de la mañana. - Los de Ámsterdam y Rótterdam reabren, pero el de Dublín se mantiene cerrado

Cómo seguir en directo la crisis del volcán | El avance de la nube volcánica Observa el avance de la nube volcánica en la agencia Eumetsat | Previsiones del Centro de alerta sobre cenizas volcánicas de la Oficina Meteorológica británica

Una nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjalla ha vuelto a perturbar las comunicaciones en Reino Unido, Holanda e Irlanda, que mantienen algunos de sus principales aeropuertos cerrados desde ayer por la tarde. Aunque a lo largo del día se podrá volver a operar en alguno de los espacios áereo afectados, las nuevas perturbaciones en el tráfico se mantendrán hasta el miércoles y no se descarta que puedan extenderse a otros países.

En Reino Unido, tras el cierre el domingo por la tarde de algunos aeropuertos de Escocia y del norte de Inglaterra, la zona de exclusión extendió hacia el sur hasta afectar a los londinenses Heathrow y Gatwick. Estos dos aeropuertos han reabierto a las 8.00 aunque registran retrasos importantes por las cancelaciones de las últimas horas, situación agravada por la huelga prevista de los trabajadores de British Airways para mañana. En España, 104 vuelos con destino a Reino Unido han tenido que ser cancelados. El aeropuerto de Gatwick no admite el aterrizaje de aviones hasta al menos a las 13.00 y mantiene restricciones en las salidas. Eurocontrol ha informado de que las llegadas a Heathrow se limitarán en un principio a treinta por hora y ha advertido de se registrarán de grandes demoras. Siguen cerrados los aeropuertos de Irlanda del Norte, Aberdeen, Farnborough además de los de Edimburgo, Inverness, Cardiff, Swansea y Bristol.

En Holanda, los aeropuertos de Ámsterdam y Rótterdam cerraron a las seis de la mañana y reabrieron a la una de la tarde. Aunque el resto de aeródromos de los Países Bajos no se vieron afectados, se preveía que el tráfico aéreo holandés quedara prácticamente paralizado durante la mañana, ya que los aeropuertos cerrados son los principales de la nación.

En Irlanda, uno de los paises que más sufrió ayer los efectos de la nueva nube , está cerrado el aeropuerto de Dublín, que no operará hasta al menos el mediodía, y siguen alteradas las operaciones en los aeropuertos de Donegal, Sligo, Ireland West (Knock), Galway y Waterford.

En total, Aena ha informado de la cancelación de 140 vuelos en España. Además de los trayectos con origen o destino en los aeropuertos británicos, dejarán de operar 27 a Holanda y 10 a Irlanda.

Previsión de cinco días

El nuevo cierre de aeropuertos comenzó ayer, cuando un cambio en la dirección del viento arrastró una nueva oleada de cenizas al norte de las Islas Británicas. Los primeros aeropuertos fueron los de Irlanda del Norte, cuyo espacio aéreo fue parcialmente cerrado a causa de "la nube de ceniza volcánica de alta densidad (procedente de Islandia)" que se acercó con rapidez a este territorio y a la isla de Man, según el Centro de Control del Tráfico Aéreo. Tal y como temía la Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido el avance de la nube volcánica sobre las islas obligó horas después a cerrar también los aeropuertos de Escocia y del norte de Inglaterra como Manchester y Liverpol, que abrieron a última hora de ayer.

Según el último parte del instituto meteorológico islandés, la altura de la columna de ceniza ha vuelto a aumentar esta mañana y se sitúa entre los 7.000 y 9.000 metros. Ese cambio en la altura, que en los últimos días era en torno a los 6.000 metros, se debe a las buenas condiciones meteorológicas y la ausencia de viento en la zona. El parte señala también que se han detectado "inusualmente" muchos relámpagos y que no hay indicios de que la erupción se esté extinguiendo.

Los expertos prevén las alteraciones provocadas por el volcán islandés duren hasta por lo menos el miércoles. El ministro de Transporte británico, Philip Hammond, ha declarado que "la seguridad de los pasajeros" es su "preocupación principal" y ha anunciado la decisión de publicar previsiones sobre la evolución de la nube con cinco días de antelación. El objetivo, según el ministro, es que las aerolíneas y los viajeros puedan anticipar la situación con tiempo y tomar las decisiones que consideren oportunas. No obstante, el ministro ha admitido que "la situación es muy cambiante" y que las previsiones, que se revisarán cada seis horas, "están sujetas a cambios". Una portavoz de la Met Office ha explicado de que el volcán ha mostrado una mayor actividad en las últimas horas, con un penacho de ceniza volcánica que ha alcanzado una altura de 7.620 metros y que viaja hacia las islas británicas por los vientos noroeste, que se espera que cambien a mediados de la semana entrante.