Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lobo deja en manos de España su asistencia a la cumbre con Europa

El presidente de Honduras afirma que no asistirá a la reunión entre Ámerica Latina y Europa si ha de generar conflictos

Tras el revuelo que ha causado entre algunos países latinoamericanos la asistencia del presidente de Honduras a la cumbre Unión Europea-América Latina, prevista para el 17 y 18 de mayo en Madrid, Porfirio Lobo ha matizado su posición. Si en un primer momento el Gobierno se mantuvo firme en mantener su agenda, ahora ha dejado en manos del Gobierno español esta decisión.

"Lo dejamos a consideración de España. No vamos a ser ningún elemento que genere algunos Conflictos, no hay necesidad de eso, estamos para hacer lo que nos indiquen que hagamos, que prudentemente permita que en lugar de conflictos se genere armonía en estos eventos, así que si hay problema no vamos", expresó Lobo en una rueda de prensa tras reunirse con su homólogo de Guatemala, Alvaro Colom, EN Tegucigalpa para hablar sobre el reingreso de Honduras al Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), entre otros asuntos.

Lobo resaltó su agradecimiento a España por invitarle a una cumbre entre la UE y Latinoamérica, y reiteró que el Ejecutivo que preside quiere normalizar las relaciones con el resto de la comunidad internacional. "Haré lo que sea necesario, subordnado al interés regional", incluso un "sacrificio cualquiera que fuese", para no causarle problemas a Madrid, dijo.

Países de Unasur como Brasil, México, Bolivia, Ecuador, o Venezuela, anunciaron el martes su intención de boicotear la cumbre por considerar ilegítimo el Gobierno hondureño, surgido de unas elecciones celebradas tras el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya en 2009. Justo hoy Porfirio Lobo cumple 100 días en el poder, sin que su Gobierno haya sido reconocido plenamente por la comunidad internacional, sin normalizar su situación en el SICA y suspendida en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde aún no se avizora una fecha para su regreso.

Quien sí que salió en defensa del Gobierno de Lobo fue EE UU. El subsecretario de Estado estadounidense para Latinoamérica, Arturo Valenzuela, aseguró el miércoles que Washington de "pasos importantes" en Honduras para el restablecimiento de la democracia y se mostró en desacuerdo con los países que opinan lo contrario. Para el Gobierno de Estados Unidos, Lobo y su Ejecutivo han tomado las medidas previstas en los acuerdos firmados para tratar de resolver la crisis, como la formación de un Gobierno de unidad y la creación de una Comisión de la Verdad para esclarecer lo ocurrido la noche en la que Zelaya fue obligado a salir de su casa a punta de pistola.

Ayer, el secretario de España para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, se reunió a las 17.00 hora hondureña con Porfirio Lobo en Tegucigalpa. Ambos barajan dos hipótesis: que Lobo no vaya a la cumbre o que vaya a otra cumbre paralela a la cita principal con los países centroamericanos, el día 19, informa Miguel González.