Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Caos aéreo en Europa

Las aerolíneas ponen en cuestión el sistema europeo de seguridad aérea

La Comisión Europea niega que el cierre del espacio aéreo haya sido "irracional"

Consulta la información de vuelos en la página de AENA | Observa el avance de la nube volcánica en la agencia Eumetsat

Alrededor de 82.000 vuelos cancelados y cerca de 6,8 millones de pasajeros afectados ¿Ha sido adecuada la respuesta de las autoridades europeas a la amenaza que supone la nube de ceniza volcánica? En el quinto día de caos aéreo, está claro que las aerolíneas creen que no. Si ayer la Asociación de Aerolíneas Europeas, que agrupa a las 36 mayores compañías del continente, ya cuestionó la proporcionalidad de las restricciones aéreas a causa de la nube, hoy se ha sumado al debate la Asociación Internacional de Líneas Aéreas (IATA, en sus siglas en inglés) con un duro comunicado que ya ha sido respondido por la Comisión Europea.

"Hemos ido suficientemente lejos en esta crisis como para expresar nuestro descontento por cómo la han conducido los gobiernos, sin una evaluación de riesgos, sin consultar ni coordinar y sin liderazgo", ha indicado el director general de la IATA, Giovanni Bisignani. "Esta crisis cuesta al menos 200 millones de dólares diarios [casi 150 millones de euros] a las aerolíneas en pérdidas y la economía europea está sufriendo miles de millones de dólares en pérdida de negocio. Ante tan nefastas consecuencias económicas, es increíble que los ministros de Transporte europeos hayan tardado cinco días en organizar una teleconferencia", añade el comunicado, que lleva por título "Repensar las medidas ante volcanes -Los gobiernos deben basar sus decisiones en hechos y no en teoría" y puede consultarse (en inglés) en la página web de IATA, que agrupa a 230 compañías de todo el mundo.

Al término de la reunión de ministros responsables de Transporte en los diferentes países europeos, el ministro español de Fomento, José Blanco, ha reconocido que "existe un sentimiento común de actualizar los procesos" para adoptar medidas ya que se trabaja "con protocolos de 1982". Pero ha defendido la actuación de las diferentes autoridades aeroportuarias europeas en la crisis. "Hasta ahora la seguridad ha sido y seguirá siendo lo más importante", ha zanjado Blanco, quien ha ofrecido en Madrid una conferencia de prensa como ministro del país que ocupa la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

Horas antes, el comisario europeo del ramo, Siim Kallas, también se defendía de las acusaciones lanzadas por IATA. "Todas las decisiones tomadas hasta ahora se han basado en las directrices de seguridad de la Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO)", ha indicado Kallas en declaraciones a los periodistas recogidas por Efe. El comisario de Transportes de la Unión Europea ha añadido que "no se pueden contradecir estas directrices", por lo que ha negado que el cierre del espacio aéreo sea una medida "irracional", auque ha reconocido que la fragmentación del espacio aéreo causada por las diferentes decisiones de cada país limita la disponibilidad del cielo europeo.

Modelo mixto

El encargado de decidir sobre el cierre de un espacio aéreo es el organismo competente en la materia de cada país, en atención a los pronósticos del tiempo de las diferentes agencias de meteorología europea y, en este caso, del Centro de Avisos de Cenizas Volcánicas (VAAC) de Londres, que es el que monitoriza la situación de los volcanes en el área del Atlántico norte. Una vez se decide el cierre, se comunica a Eurocontrol, la Organización Europea para la Seguridad Aérea, que coordina así la información de los 38 países que pertenecen al organismo.

Una de las propuestas recibidas por las autoridades europeas este lunes ha sido la de adoptar el modelo americano para decidir sobre el cierre del espacio aéreo. En EE UU es cada aerolínea la que realiza una evaluación de riesgos y decide si vuela o no. "Se estudian varias propuestas y una de ellas es el modelo americano", ha señalado el director general de Transportes europeo, Matthias Ruete. El alto responsable ha señalado, además, que "el modelo americano no implica menos seguridad", informa France Presse.

Sin embargo, no parece que esa vaya a ser la solución final. Ante la reunión por teleconferencia de los responsables europeos de Transporte, Eurocontrol ha propuesto flexibilizar el sistema actual y adoptar un sistema híbrido, según fuentes diplomáticas citadas por Efe. Así, se incluiría en la evaluación de riesgos a las aerolíneas, que desde hace dos días presionan a las autoridades para que autoricen algunos vuelos.

Daños en vuelos militares

Su postura se basa en los numerosos vuelos de prueba realizados con aviones comerciales sin pasajeros . Desde Lufthansa y KLM, las primeras que realizaron vuelos de prueba, hasta British Airways, una de las últimas grandes aerolíneas en unirse a los tests; todas las compañías han indicado que no existen evidencias de daños en las aeronaves que han atravesado la nube de ceniza volcánica, aunque sus técnicos continúan examinando de manera más exhaustiva los aviones.

Bryan Flinn, jefe de operaciones de Eurocontrol, ha pedido ante las cámaras de la BBC más tiempo para que los expertos evalúen el impacto de la ceniza sobre los aviones. Entre otras cosas, porque los resultados obtenidos por las diferentes aerolíneas contradicen otras pruebas realizadas en aviación militar. "Se ha detectado un proceso de vitrificación en los motores" de un F16, ha indicado esta mañana un responsable de la OTAN en declaraciones recogidas por los medios. "Es una cuestión muy seria, que podría tener un impacto en breve sobre las capacidades militares", ha declarado a los periodistas el responsable de la organización militar, quien ha estimado que "el espacio aéreo europeo está cerrado por buenas razones".

En el mismo sentido publicó el pasado viernes una nota el Ejército de Finlandia, quien acompañó una información en su página web -con el encabezamiento "La ceniza compromete la seguridad de los vuelos en espacio aéreo finés"- de unas fotografías que muestran el daño de las cenizas sobre los motores de dos F18. La Fuerza Aérea finesa asegura que, tras un examen minuciosos de dos aeronaves que sobrevolaron el espacio aéreo del país los pasados 15 y 16 de abril, "las imágenes obtenidas con fibroscopio indican que incluso un vuelo de corta duración por la nube de cenizas podría causar daños sutanciales en los motores del avión".

"Técnicamente es peligroso"

El secretario del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España, Alejandro Ibrahim, explica que "los aviones militares son más sensibles a ese posible efecto negativo" de las cenizas volcánicas porque vuelan más rápido, aunque matiza que "es un síntoma de que para un avión a menos velocidad también es peligroso". A requerimiento de EL PAÍS, Ibrahim señala que "es necesario controlar el paso de las aeronaves por las zonas de cenizas porque afectan a los motores" y asegura que "es lógico que la IATA diga eso [en alusión a las críticas vertidas hoy] porque defiende los intereses de las compañías aéreas", pero insiste en que "técnicamente es peligroso que los aviones vuelen por nubes de ceniza".

El secretario de la agrupación de ingenieros aeronáuticos españoles ve normal la paralización de vuelos "ante una incertidumbre de este tipo, que es algo ha pasado pocas veces en la historia de la aviación y ha tenido consecuencias graves" como cuando en 1982 un Boeing 747 vio pararse sus cuatro motores cuando atravesaba una nube de ceniza volcánica sobre la isla de Yakarta.

Las aerolíneas europeas siguen a la baja en Bolsa

Las cenizas del volcán islandés también se han instalado en los parqués, nublando la cotización de las aerolíneas europeas, las más afectadas por la crisis y al frente de las caídas generalizadas en las bolsas del Viejo Continente de hoy. A las 11.00, entre las compañías que más caían destacaba la escandinava SAS con un recorte del 12,7%, seguida por la irlandesa Ryanair, que se dejaba un 7,27% a la misma hora en Dublín, con lo que la compañía de bajo coste ha cedido más de un 9% desde que comenzó la crisis el pasado jueves.

En España, las aerolíneas que cotizan en la Bolsa de Madrid también mantenían la senda a la baja de las últimas jornadas. Iberia perdía a media mañana un 4,01% tras llegar a ceder más de un 5% a primera hora, con lo que sus acciones cotizaban a 2,467 euros. Este recorte ha moderado su avance desde enero al 29%. Los títulos de la compañía de bajo coste Vueling también perdían altura y, a la misma hora, se dejaban un 5,5% hasta 11,67 euros, con lo que entraba en pérdidas anuales con una depreciación del 5,4%.

En el resto de Europa, el socio de Iberia, British Airways, era la que menos caía con un descenso del 3,83% en Londres, aunque sigue avanzando un 20% desde enero. Su rival Air France-KLM registraba unos números rojos del 4,02% hasta 11,94 euros, con lo que frena su revalorización acumulada desde principios de año al 8%. La alemana Lufthansa, por su parte, se dejaba un 4,84% y sus títulos se negociaban a 12,12 euros, un 3,14% más que a cierre de 2009.

UBS calcula unas pérdidas de entre 1,75 y 2 millones para Iberia

Según un informe de Citigroup, algunas aerolíneas podrían enfrentarse a dificultades financieras en caso de que las restricciones en el espacio aéreo europeo se prolonguen durante "semanas o meses", aunque esto no afectaría a Iberia, British Airways, Ryanair, Air France, Lufthansa, easyJet ni Aegean Airlines, dado que "disponen de suficientes recursos" para resistir su impacto. Además, aunque esta crisis será peor que la del 11-S, la entidad advierte de la existencia de una "importante diferencia" entre ambos escenarios, dado que en esta ocasión no se establecerá un "miedo a volar" o un aumento de su gasto en seguridad.

Según el estudio, las cancelaciones que se están produciendo podrían generar unas pérdidas diarias de entre 11 y 22 millones de euros para British Airways, entre 35 y 50 millones de euros para Air France y Lufthansa, 4,5 millones de euros para easyJet y 4 millones de euros para Ryanair. Otro informe de UBS cifra las pérdidas de la española Iberia en entre 1,75 y 2 millones.

Más información