Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades de Kirguizistán anuncian una operación para detener al presidente depuesto

Bakíev amenaza al Gobierno provisional en Kirguizistán con "un gran derramamiento de sangre"

El Gobierno provisional de Kirguizistán, afianzado en el poder tras los enfrentamientos que sacudieron el país la pasada semana, baraja distintas opciones para deshacerse del depuesto presidente, Kurmanbek Bakíev. A primeras horas de la mañana, anunciaba una operación especial contra Bakíev, que se encuentra en su ciudad natal, al sur del país.

En el primer acto público desde que se refugiase en el sur, Bakíev ha contestado a este anuncio amenazando con "un gran derramamiento de sangre". Horas después, la líder de la autoridad de facto, Rosa Otunbáyeva, declaraba que una alternativa es ayudarle a salir del país: "Todo el mundo está pidiendo a Bakíev que deje en paz al pueblo kirguís, que se busque un lugar fuera de Kirguizistán".

"Bakíev ciertamente ha dado con la cuestión: '¿Qué voy a conseguir a cambio?' Ahora mismo estamos trabajando en ese tema.", ha dicho Otunbáyeva. Con estas declaraciones responde a la vehemencia con la que Bakíev se ha defendido. "Dejad que me detengan, dejad que me maten", ha dicho el presidente derrocado en un mitin en su ciudad natal, al sur del país, donde se ha hecho fuerte. El pasado viernes Bakíev declaró que temía por su vida. La responsable del Gobierno provisional kirguís, Rosa Otunbáyeva, aseguró entonces que velarían por su integridad: "Garantizaremos la seguridad personal [de Bakíev] y esperamos su renuncia".

Ahora el nuevo gabinete, reconocido por Rusia, está buscando la manera de conseguir una renuncia de Bakíev o arrestarle. "Está escondido tras un escudo humano", ha dicho el segundo de Otunbáyeva, Almaz Atambayev, "esperamos poder llevarlo a cabo (el plan) sin que mueran civiles".

El objetivo de la detención, según la nueva autoridad, es juzgar a Bakíev por las muertes que se produjeron durante la represión de las protestas que llevaron al poder a la oposición. Aliados y parientes del presidente están siendo investigados "porque ha habido muchos crímenes", dijo Otunbáyeva la pasada semana.