Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia convoca elecciones presidenciales tras la muerte de Kaczynski

Miles de polacos se reúnen ante la sede de la Jefatura del Estado en memoria de las víctimas - Las presidenciales se celebrarán antes de dos meses y medio

El pueblo polaco quedó sumido ayer en el llanto por la muerte de su presidente, Lech Kaczynski, y parte de la cúpula institucional del país. Mientras miles de cuidadanos se reunieron frente al palacio presidencial en Varsovia, sede de la Jefatura del Estado, el presidente del Parlamento, Bronislaw Komorowski, asumió de acuerdo con la Constitución la presidencia en funciones, hasta la convocatoria de elecciones, que deberán celebrarse antes de dos meses y medio. Los analistas no creen que la estabilidad política del país centroeuropeo esté amenazada.

Las velas y flores se amontonaban en la calle, en la Ciudad Vieja, para recordar a las 97 víctimas del accidente aéreo que tuvo lugar ayer en la localidad rusa de Smolensk, entre ellas el presidente Kaczynski; su esposa, Maria Kaczynska; el gobernador del Banco Central, Janusz Skrzypek; el jefe de Estado Mayor del Ejército, Franciszek Gagor, y siete diputados de Ley y Justicia, el partido que apoya al jefe del Estado. Gente de todo el país colgó banderas con un lazo negro en señal de luto por la tragedia.

El accidente aéreo supone un duro golpe para la clase política del país. "No hay izquierdas ni derechas, ahora debemos permanecer unidos", pidió ayer Komorowski, quien es además el candidato de la Plataforma Cívica, partido del primer ministro Donald Tusk, para esos próximos comicios presidenciales.

El propio primer ministro y hasta hoy gran rival político de Kaczynski no podía reprimir las lágrimas tras conocer la noticia. "Un drama como este no lo ha visto nunca el mundo moderno", se lamentó Donald Tusk. "Es el acontecimiento más trágico desde la II Guerra Mundial. Han muerto los jefes de las instituciones estatales más importantes, parlamentarios, sacerdotes, comandantes de las Fuerzas Armadas, el vicepresidente del Parlamento y líderes de partidos políticos", se lamentaba. "Polonia ha perdido a su élite", dijo el ex presidente polaco y premio Nobel de la Paz Lech Walesa.

Mientras, miles de compungidos varsovianos acudían en masa a las puertas del palacio presidencial para depositar flores y velas. "Ah, ¿por qué, por qué, señor?", exclamaba una anciana con gruesas gafas de sol, levantando las manos al cielo a modo de exigencia. Junto a ella, algunos frailes entonaban cánticos religiosos y oraban por las almas de los muertos, mientras una cola de cabizbajos ciudadanos esperaba su turno para firmar en el libro de condolencias.

"No es el momento de preguntarse por qué, sino de esperar", insistía el obispo metropolitano de Varsovia, Kazimierz Nycz, en una misa celebrada en la catedral de la capital, que, como otras muchas ciudades, acogía ayer actos religiosos en memoria de los fallecidos, en que se recordaba el misterio de Dios que supone la muerte. "Siempre sufrimos, los polacos siempre sufrimos", decía otro anciano, que comparaba el accidente de Smolensk con el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York en 2001.

Mandatarios de todo el mundo ofrecieron sus condolencias por el accidente aéreo. "Rusia comparte el dolor de Polonia", expresó desde Moscú el presidente ruso, Dmitri Medvédev. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, también envió una nota de pésame a las familias de las víctimas del accidente, así como el primer ministro británico, Gordon Brown, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, destacó su "fuerte compromiso europeísta".

"La pérdida es devastadora para Polonia, para Estados Unidos y para el mundo", dijo Barack Obama en un comunicado en el que describió a Kaczynski como un "distinguido hombre de Estado que desempeñó un papel clave en el movimiento Solidaridad".

Los analistas consideran que el accidente refuerza el dominio de la formación del actual primer ministro con vistas a las elecciones (convocadas inicialmente para otoño de 2010), aunque todavía es pronto para saber qué impacto tendrá el suceso en la intención de voto que, según los sondeos, no le daba la victoria a Kaczynski.

Lo que parece claro es que Ley y Justicia no tiene, por ahora, ningún recambio claro y que nadie cree posible que el hermano del presidente, el ex primer ministro Jaroslaw Kaczynski, se postule como candidato. Los expertos ven la pérdida de parte de la cúpula de este partido como una oportunidad para el cambio generacional. El Gobierno debe encontrar ahora nuevos comandantes para las Fuerzas Armadas. Además, el Parlamento tendrá que elegir en las próximas semanas a un nuevo gobernador del Banco Central y al sustituto del defensor del Pueblo, Janusz Kochanowski.