Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tenso enfrentamiento entre un ministro de Berlusconi y un falso periodista

Un supuesto reportero revienta la rueda de prensa del jefe del Gobierno y el representante de Defensa lo zarandea

Se llama Rocco Carlomagno, es un periodista sedicente, improbablemente especializado en tráfico de residuos nucleares, y los informadores y políticos de izquierda lo conocen desde hace tiempo como un reventador profesional de actos. Esta mañana ha entrado sin oposición en la conferencia de prensa que Silvio Berlusconi ha dado en la sede romana del Pueblo de la Libertad para explicar el caso de las listas electorales, y ha protagonizado un largo y tenso enfrentamiento con el primer ministro.

Carlomagno ha lanzado sin micrófono preguntas continuas en torno a los escándalos de la Protección Civil y ha acusado reiteradamente al viceministro Guido Bertolaso de cobrar comisiones. Berlusconi ha pedido a la seguridad que acompañara al molestador a la puerta, pero Carlomagno ha seguido sentado entre los periodistas reales. Luego, el líder del PDL ha atacado al sedicente ("es usted un villano, una vergüenza, cada mañana se mira en el espejo y se arruina el día"), y finalmente le ha acusado de formar parte de la izquierda y le ha pedido el nombre asegurando que Bertolaso le denunciará penalmente.

Las diatribas no han logrado callar a Carlomagno, hasta que se ha agotado la paciencia del ministro de Defensa, Ignazio La Russa, quien se ha acercado al presunto periodista y con cara de pocos amigos le ha espetado: "Estate callado, aquí eres solo un invitado". El hombre no se ha callado, y La Russa, recordando quizá sus tiempos de agitador en el Movimiento Social Italiano, ha agarrado al hombre por el abrigo y le ha zarandeado. Carlomagno ha respondido gritando al ministro: "Solo he hecho dos preguntas. Quítame las manos de encima, matón fascista, o te demando por agresión".

El golpe mediático ha sido fulminante. Las imágenes y vídeos del incidente han convertido en minutos a Carlomagno en una celebridad nacional y han nacido los primeros grupos de apoyo en Facebook. Unos piden que sea nombrado director de informativos de la RAI, otros califican a La Russa como "ministro de la Defensa 'ad personam".

El departamento de prensa del PDL ha señalado que Carlomagno había entrado en la sede del partido mostrando una acreditación del Senado, que después se ha revelado falsa, y ha añadido que había sido visto aparcando una furgoneta violeta junto a la sede del partido y que está afiliado al Partido Democrático.

El show de Carlomagno, sin embargo, es un clásico en los actos de la izquierda italiana. En el pasado, había interrumpido a Walter Veltroni, ex líder del Partido Demócrata, y hace poco se encaró con Massimo D'Alema en un simposio de la Fundación Italianieuropei. Esta vez, su show, tolerado por los servicios de seguridad del PDL, servirá probablemente como arma política en la campaña electoral para las regionales del 28 y 29 de marzo.

Vea las imágenes del incidente