Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía acusa a un general en activo por otra trama golpista

Se trata del militar de más alto rango hasta el momento.- Está acusado por su presunta participación en la red 'Ergenekón'

Los fiscales turcos han acusado al militar en activo de más alto rango hasta el momento, un general cuatro de estrellas, ampliando el círculo de arrestos de oficiales por tramas golpistas contra el Gobierno. Las acusaciones contra el general Saldiray Berk se producen después de la detención de decenas de militares la semana pasada por su presunta participación en una conspiración para derrocar el Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan.

Las detenciones de la semana pasada están relacionadas a un supuesto plan de golpe militar en 2003, pero el caso contra Berk es más reciente. Según la agencia de noticias Anatolia, los cargos presentados acusan al comandante de la Tercera División del Ejército -cuyas bases están en la provincia de Erzincan (este)- de liderar "un grupo ilegal que estaba tratando de implementar un plan antislamista" en esa provincia.

La prensa turca informó que las acusaciones contra Berk y otras 15 personas -entre ellas un fiscal del Estado- se debían a su presunta participación en Ergenekon, una supuesta red nacionalista que estaría conspirando para sembrar el caos y así justificar un golpe militar. Ilhan Cihaner, un fiscal del Estado que investigó a las redes islamistas de la provincia, fue detenido el pasado mes de febrero. Su arresto provocó un enfrentamiento entre el poder judicial y el Gobierno, que ha amenazado con convocar un referéndum para reducir el poder de los jueces mediante una reforma de la Constitución.

Más de 200 personas, entre ellas varios generales retirados, abogados y periodistas, han sido acusados de estar relacionados con Ergenekon. Los críticos han acusado al partido gubernamental AKP de usar la investigación como caza de bruja de opositores laicos. Según el acta de la acusación, citada por Anatolia, Berk y Cihaner están acusados de conspirar para desacreditar al AKP, una formación conservadora de tendencias musulmanas moderadas, y a las redes islamistas de Erzincan.

El pasado mes de junio, el diario Taraf dio a conocer la conspiración, cuyo objetivo, precisó, era favorecer a la oposición nacionalista y colocar armas en las viviendas de los colaborades del influyente clérigo musulmán Fethullah Gulen a fin de acusar a su movimiento de participar en actividades armadas.

Aparte, más de 30 militares, incluidos dos generales retirados, han sido encausados en relación con un su participación en 2003 en un supuesto intento de golpe de Estado contra el Gobierno. El Ejército, considerado el principal garante de la tradición nacionalista secular de la Turquía moderna, ha derrocado hasta cuatro gobiernos a lo largo del último medio siglo. No obstante, las reformas puestas en marcha con vistas a la adhesión en la UE han socavado buena parte del poder de los militares.