Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército turco llama a la calma y promete respetar la Constitución

El presidente y el primer ministro se han reunido con el jefe del Estado Mayor.- Liberados el ex jefe de las fuerzas militares y el de la Armada

El presidente turco Abdulá Gul, centro, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Alto Mando militar, el general Ilker Basbug, hoy durante su reunión en Ankara
El presidente turco Abdulá Gul, centro, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Alto Mando militar, el general Ilker Basbug, hoy durante su reunión en Ankara AP

Con un mensaje de calma en el que se prometió el respeto a la legalidad y a la Constitución, los líderes civiles y militares turcos han tratado hoy de rebajar la tensión surgida tras el arresto de altos oficiales por sus presuntos planes golpistas. En una reunión inusual, el presidente Abdulá Gul, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, y el jefe del Estado Mayor, el general Ilker Basbug, han recalcado "la necesidad de todos de actuar con responsabilidad para no dañar a las instituciones durante este proceso".

"El pueblo debe estar seguro de que los asuntos pendientes serán resueltos dentro del marco del orden constitucional y de las leyes", según un comunicado conjunto difundido tras el encuentro que se extendió durante tres horas. "Ha sido una reunión muy buena", ha dicho posteriormente Erdogan a los a los periodistas en el Parlamento, aunque declinó dar más detalles.

Basbug ha indicado que durante su encuentro con el primer ministro y el presidente "se pusieron sobre la mesa todos los temas discutidos en público en los últimos días". En su mensaje, el jefe militar hizo un llamamiento general a "actuar con la conciencia de la responsabilidad para no dañar a las instituciones del país".

Horas después se ha conocido que el antiguo jefe de las Fuerzas Aéreas turcas Ibrahim Firtina y de la Armada Özden Örnek salieron hoy en libertad tras prestar declaración en un tribunal de Estambul por sus presunta implicación en una trama golpista. Los dos altos mandos forman parte del grupo de 49 oficiales -entre ellos 17 generales retirados y 4 almirantes en activo- detenidos por la Policía a petición de la Fiscalía de Estambul, en lo que se considera el mayor revés a la cúpula del Ejército en toda la historia de la República.

"He aclarado ciertos malentendidos sobre algunas cosas", ha dicho Firtina a los periodistas, aliviado de estar de nuevo en libertad.

El número de oficiales turcos en prisión preventiva bajo la acusación de preparar un golpe de Estado se eleva a 20, lo que ha aumentado la tensión en el país. A los detenidos se les acusa de planificar un golpe de Estado en

2003 cuyo nombre en clave era Balyöz (Mazo), que incluía atentar contra mezquitas, derribar un avión militar turco en el Egeo para forzar un enfrentamiento con Grecia y encarcelar a intelectuales críticos, todo ello para allanar el camino a la ley marcial.

Un punto importante del comunicado emitido tras la reunión subraya la referencia al orden constitucional como fuente de la solución al problema. Mientras que dicha referencia puede ser interpretada como una postura del Ejército reiterando su compromiso al orden democrático, también puede interpretarse como que las reacciones futuras de las Fuerzas Armadas estarán dentro de la legislación.

Basbug se había quejado con anterioridad en diferentes diarios y páginas en Internet de que existía una campaña contra el Ejército. Además, este general ha indicado que está muy molesto por la forma en que los antiguos generales fueron detenidos.

Mientras, se han producido rumores de una posible dimisión de toda la estructura de mando. "No tengo la impresión de que vayan a dimitir. Ni siquiera lo han insinuado", afirmó el viceprimer ministro, Cemil Cicek, el primer responsable gubernamental que se reunió con Basbug y otros militares de alto rango tan solo unas horas después de las detenciones.